El MLN en Asia y África desde 1945 hasta finales de la década de 1980
(Tomado del tabloide de Historia Contemporánea elaborado por los profesores Vivian Peraza y Enrique Lama)
Compilación MSc.Teresa Bernabeu Guzmán
En este tema ofrecemos un acercamiento a las caracteristicas de los MLN en Asia y Africa de 1945-1980, es decir en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, las tendencias que se manifestaron en ellos y los logros alcanzados.
¿Cuales fueron sus causas? ¿Que rasgos y tendencias se manifestaron?
¿Cuáles fueron los factores que propiciaron el auge de los MLN en el período posterior a la guerra?
¿Que relacion existe entre el auge revolucionario manifestado en estas regiones y el fin del sistema colonial del imperialismo?
soldados ingleses Rasgos y tendencias del desenvolvimiento histórico afroasiático desde 1945 hasta la década de 1990
La Segunda Guerra Mundial causó un fuerte impacto en los territorios de Asia, pues exacerbó todas las contradicciones en las sociedades coloniales y semicoloniales, y trajo como resultado un mayor auge del movimiento de liberación nacional que condujo, en algunos casos, a la independencia una vez concluida la conflagración mundial.
En Asia, los movimientos revolucionarios en China y Viet Nam se desarrollaron siguiendo la tendencia socialista, que conduciría al triunfo revolucionario en esos países. Veamos el desenvolvimiento de estos procesos históricos.
En China, al terminar la Segunda Guerra Mundial, la situación se caracterizaba por un enfrentamiento entre las dos fuerzas políticas que participaron en el movimiento de liberación nacional, después que el partido del Guomindang asumiera una posición contrarrevolucionaria.
Entre marzo de 1946 y mediados de 1948 los ejércitos de ambos partidos se enfrentaron militarmente, lo que finalizó como resultado de la participación y el apoyo masivo del pueblo chino al Partido Comunista, en el desmoronamiento de las fuerzas del Guomindang, proclamándose el 1ro de octubre de 1949 la República Popular China, en la histórica plaza Tiannamen en Beijin (Pekín), la cual tuvo como Presidente a Mao Zedong. Con ello tenía lugar una trascendental victoria del movimiento revolucionario internacional y de las ideas socialistas, completándose la independencia de China del imperialismo internacional.

A partir de esos momentos se inició en China una nueva etapa en su desarrollo: el proceso de construcción socialista. Como puedes comprender el país, después de ser explotado por las potencias imperialistas y tras años de guerra, se encontraba en condiciones extremadamente difíciles. Veamos:
Era un país eminentemente agrícola con gran atraso técnico.
La industria existente estaba paralizada y subdesarrollada.
El 90 % de la población era analfabeta.
El 80 % de la población trabajaba en el campo.


Te preguntarás ¿Cómo iniciar la construcción del socialismo desde un punto de partida tan complejo? ¿Con qué condiciones se contaba para ello?
China es un enorme país con grandes recursos materiales y humanos. Para 1949 la población ascendía a 549 millones de habitantes. La existencia de un Partido Comunista y la experiencia revolucionaria alcanzada, así como la ayuda en sus inicios de la URSS, posibilitaron al Partido Comunista asumir un gran reto: lograr el desarrollo económico del país y solucionar los graves problemas de la mayoría de la población.
Para ello se iniciaron un conjunto de transformaciones revolucionarias en la agricultura y la industria, potenciando la protección estatal sobre las industrias, la planificación de la economía, la aprobación de una Ley de Reforma Agraria en 1952 que benefició a más de 500 millones de campesinos, trabajándose en función de lograr la cooperativización paulatina de las tierras.
Expresión de los logros fundamentales de esta etapa fueron los resultados del Primer Plan Quinquenal (1953-1957): el valor global de la producción industrial aumentó anualmente, por término medio, en un 19,6 % y el de la producción agrícola, en un 4,8 %, se desarrolló la industria pesada, aumentó el proletariado y se incrementó el número de cooperativas en el campo, entre otros éxitos.
No obstante, en los años siguientes y como resultado de una valoración errónea de los éxitos obtenidos se pretendió acelerar el desarrollo económico, trazándose
metas idealistas que no tuvieron en cuenta las condiciones reales para su materialización, lo que se llamó en aquel entonces “El gran salto adelante” forzándose los ritmos en la construcción del socialismo y trayendo consecuencias negativas en el proceso de desarrollo.
Hacía 1960 se emprendió, por el propio Partido Comunista, una política de ajuste que permitió rectificar errores y lograr cierta recuperación económica. Entre 1966 y 1976 se desarrolló el proceso conocido como “Gran Revolución Cultural Proletaria”, dirigido supuestamente a erradicar la excesiva burocracia y eliminar obstáculos culturales para lograr una reforma social y conseguir la autosuficiencia económica. En la práctica este proceso condujo a que se cometieran nuevos errores políticos, deformaciones e idealismos que provocaron afectaciones al desarrollo económico y llevaron al país a una crisis económica.
Hacia 1978, luego de un análisis profundo de las dificultades existentes, el Partido Comunista Chino emprendió la política de Reforma y Apertura que tenía como aspiración la construcción del socialismo, considerando las particularidades del país. Te preguntarás ¿Cuáles son los objetivos de este proceso? ¿Sobre qué principios se sustenta?
Los objetivos principales son: desarrollo del socialismo, modernización económica y prosperidad común o bienestar del pueblo. Los principios por los cuales se rige este proceso político son: mantener el camino del socialismo; conservar la dirección del proceso en manos del Partido Comunista de China; el establecimiento de una dictadura democrática-popular y utilizar como pensamiento rector el marxismo-leninismo y las ideas de Mao Zedong.
Ahora bien, el proceso de reforma ha implicado cambios en diferentes esferas, pero fundamentalmente en el plano económico y político.En loeconómico: aparecen diversos tipos de propiedad, estatal, individual, familiar, colectiva, cooperativa, mixta, etc.; se incrementan las inversiones extranjeras; se desarrolla la industria, la agricultura, el comercio y las comunicaciones, etcétera.
En lo político: se delimitan claramente las esferas de competencia del Partido y el Estado y las entidades económicas y se promueve la democratización de la sociedad.
Un elemento muy importante de la reforma política lo constituye la concepción de “un país, dos sistemas”, que tiene como objetivo la reunificación nacional de territorios como Hong Kong y Macao, posesiones de Gran Bretaña y Portugal respectivamente, así como de la isla de Taiwán donde se estableció un gobierno anticomunista, respetándose su sistema socioeconómico, el capitalismo.
La apertura que se plantea es al exterior, o sea, desarrollar amplias relaciones e intercambios con el extranjero mediante diversas formas de cooperación bilaterales y multilaterales.
Este proceso de Reforma y Apertura ha permitido el logro de importantes éxitos que han colocado a la economía de China en los años 90 entre las más dinámicas a nivel mundial, por ejemplo, con el 7 % del área cultivable el país alimenta al
22 % de la población del planeta y se encuentra entre los 10 países mayores exportadores a nivel mundial, es el séptimo lugar mundial por el monto global de su economía y entre 1978-1998 el crecimiento económico promedio anual fue del 9,8 % y en el año 2000 de 7,5 %.
Sin embargo, junto a los éxitos logrados existen dificultades a los cuales el Partido y el Estado prestan especial atención para resolverlas como son: manifestaciones de corrupción en algunos sectores de la sociedad, la existencia de diferencias sociales que se evidencia en la existencia de 20 millones de personas que aún están en la pobreza, concentradas fundamentalmente en las zonas montañosas y remotas y el desempleo, que en el año 2000 alcanzaba la cifra de 20 millones de desempleados, de una población total de 1 260 millones de personas.[1]
Como puedes darte cuenta, el proceso de Reforma y Apertura, iniciado en 1978 y que tiene como objetivos fundamentales la construcción del socialismo y el bienestar del pueblo chino, ha permitido a este país alcanzar importantes éxitos económicos que sitúa a China entre los primeros lugares a nivel mundial, con posibilidades de convertirse en una gran potencia en el siglo XXI.
Ahora estudiarás otro país que transita por la experiencia de construir el socialismo, pero para ello antes tuvo que enfrentarse a la agresión de poderosas potencias imperialistas, las cuales derrotó con enormes costos materiales y humanos para construir un mundo mejor. Veamos esta épica historia de la contemporaneidad.
En Viet Nam la situación posterior a la Segunda Guerra Mundial se caracterizó porque en el norte del país se había proclamado la República Democrática de Viet Nam ( RDV) el 2 de septiembre de 1945, como resultado de la victoria sobre el Japón militarista y la dominación francesa. En el sur se mantenían presentes los colonialistas franceses, quienes tres semanas después de proclamada la RDV, ocuparon Saigón y siguieron la guerra contra todo el sur y se lanzaron contra el norte del país; en 1946 las tropas francesas llegaron a tomar a Hanoi, capital de la RDV.
Entre 1946 y 1947 la correlación de fuerzas favoreció al ejército colonial francés, pero en el período de 1948 a 1950, a pesar de un reforzamiento del ejército colonial apoyado logísticamente por Estados Unidos, se aprecia una heroica resistencia anticolonial que inició una etapa en que las tropas francesas sufrieron derrota tras derrota, viéndose obligadas a iniciar negociaciones con los representantes de la RDV.
Mientras esto ocurría, los vietnamitas se preparaban para dar un golpe decisivo al colonialismo francés; esta oportunidad se presentó en Dien Bien Phu. Durante cincuenta y cinco días se combatió sin tregua hasta que los colonialistas franceses tuvieron que rendirse, porque no pudieron con la voluntad de un pueblo dispuesto a lograr su independencia, el 7 de mayo de 1954 fue el día de la gran victoria de Dien Bien Phu, lo que obligó a Francia a ir a negociaciones mediante las cuales se acuerda la salida del país de las tropas colonialistas, quienes deberían concentrarse en el paralelo 17, así como celebrar elecciones populares.
El gobierno de Estados Unidos, como ya conoces, había apoyado a los franceses en su lucha colonial, pero para 1954 intervino abiertamente propiciando elecciones unilaterales al sur del paralelo 17 y creó un Estado títere artificial con el nombre de Viet Nam del Sur, convirtiéndose este territorio en una neocolonia yanqui y violando los acuerdos de Ginebra de 1954.
Comprenderás que el fin del colonialismo francés no fue el término de la lucha del pueblo vietnamita, pues ahora tendría que enfrentarse a la intervención y agresión norteamericana.
El período de la guerra contra el agresor yanqui duró 21 años, tuvo como característica el mantenimiento de la división territorial de Viet Nam. Al norte del país, en la RDV, se iniciaron y desarrollaron trasformaciones revolucionarias como la reforma agraria, se nacionalizaron las industrias y comenzó la construcción de las bases del socialismo, así como se fortaleció la defensa del país constituyéndose en retaguardia segura para la lucha de liberación nacional en el sur.
Durante períodos de tiempo, la RDV se vio agredida directamente por Estados Unidos mediante bombardeos masivos de la aviación norteamericana a sus principales ciudades y puertos.
En el sur, bajo la tutela de Estados Unidos, como ya conoces, se instaló un Estado títere que mantuvo la represión y el terror masivo contra los vietnamitas los que en 1959 iniciaron la resistencia armada anticolonial. Ante la incompetencia y desmoralización del ejército títere a los yanquis no les quedó otra salida que desembarcar tropas regulares el 6 de marzo de 1965 para tratar de salvar la situación, produciéndose una escalada del conflicto.
Después de diversos ensayos de tipos de estrategias militares, Estados Unidos se vio obligado, ante la resistencia heroica de los vietnamitas, a buscar una salida a un conflicto militar perdido. Hacia mayo de 1968 se dan los primeros pasos para negociar una retirada de las tropas norteamericanas de Viet Nam del Sur.
El 2 de septiembre de 1969, en medio de la lucha por la liberación nacional de Viet Nam del Sur falleció el inolvidable líder Ho Chi Minh, pero su pueblo se encargaría de alcanzar las metas por las cuales luchó.
Las negociaciones iniciadas en 1968 concluyeron con la firma de las partes negociadoras en un acuerdo mediante el cual Estados Unidos reconocía la soberanía y la integralidad territorial del país.
Sin embargo, estos acuerdos fueron saboteados por el gobierno títere de Viet Nam del Sur, lo que dio como resultado el inicio de una ofensiva militar en enero de 1975 la cual fue denominada Ho Chi Minh, que culminó con la derrota definitiva del régimen títere del sur. El 2 de julio de 1976, con la reunificación total del país, nacía la República Socialista de Viet Nam tal y como lo soñó Ho Chi Minh.
Te preguntarás ¿Qué nueva etapa tendría que emprender el pueblo vietnamita después de la guerra? El proceso de construcción del socialismo en la paz se realizó con muchas dificultades heredadas de largos años de guerra y destrucción, a lo que se sumaron algunos errores en la conducción de la construcción del socialismo. Esta situación fue analizada por los líderes y representantes del pueblo vietnamita los que decidieron, en la década de 1980, emprender el proceso de renovación económica. ¿Cuáles son los aspectos fundamentales de este proceso?
Lograr una economía con diversas formas de propiedad estatal, colectiva, privada y mixta, desarrollar las fuerzas productivas, diversificar las relaciones económicas con el exterior, aumentar las inversiones extranjeras, buscar la cooperación científico-técnica, así como desarrollar la agricultura, la producción de alimentos y artículos de consumo de primera necesidad y entregar tierra a los campesinos. En lo político elevar el trabajo político- ideológico, democratizar la vida social, libertad para desarrollar manifestaciones culturales y creencias religiosas; en resumen todo se renueva en Viet Nam, menos las ideas y el ideal de construir el socialismo.
Para mediados de la década de los 90, a solo 10 años de iniciado el proceso de renovación, ya Viet Nam podía exhibir importantes logros en diversas esferas:
En 1990 se logró elevar la producción de arroz al punto de que el país ocupó el tercer lugar a nivel mundial con dos millones de toneladas.
En 1995 el incremento del PIB alcanzó el 9,5 %.
La producción industrial se elevó un 14 % y la agrícola un 5 %, en 1995.
Con el desarrollo económico se logró la elevación de las condiciones de vida del pueblo, aumentó la esperanza de vida (63,4 años) y reduciéndose la pobreza.
Junto a los éxitos alcanzados coexisten dificultades que el Partido y el Estado socialista atienden para darles solución, entre las que se encuentran: control estatal poco efectivo que contribuye al desarrollo de manifestaciones de corrupción, la evasión de impuestos y la práctica del contrabando; bajo nivel de eficiencia de empresas estatales y diferencias sociales, ya que el 4 % de la población en el campo y el 14 % en las ciudades son personas pobres.[2]
Como puedes darte cuenta en el caso de Viet Nam, al igual que en China, a partir del análisis concreto de sus realidades y la adopción de una estrategia encaminada a garantizar el desarrollo económico y la solución de los problemas de la población, se mantiene la construcción del socialismo como vía segura para proporcionar tales metas.

Comentarios


Deja un comentario