III. Martí como organizador del Partido Revolucionario Cubano y de la guerra.

a. noviembre de 1891 a febrero de 1895. Momento crucial: inicio de la guerra.

b. febrero de 1895 a abril de 1895. Momento crucial: desembarco en Cuba.

c. abril de 1895 a mayo de 1895.

Noviembre de 1891 a febrero de 1895

En la última etapa de su vida, se produce la culminación de sus concepciones en cuanto a la independencia: la idea de crear un partido que organizara, dirigiera y orientara la futura guerra. Los objetivos concretos del partido eran:

1. Lograr la unión de la mayor cantidad posible de cubanos dispuestos a luchar por la independencia.

2. Trabajar por salvar los errores de las guerras anteriores.

3. Limar las asperezas entre distintos sectores de la emigración y darle un contenido específico a su trabajo.

4. Aprovechar el prestigio y la experiencia de los grandes líderes de las guerras anteriores.

5. Disminuir o neutralizar los criterios racistas y las discriminaciones sociales.

6. Lograr el apoyo de las clases productoras –campesinado y proletariado—para la labor revolucionaria.

7. Lograr el apoyo y la ayuda de los distintos países latinoamericanos.

8. Ir sentando las bases –desde el inicio de la organización—de lo que sería la futura República.

Este partido debía, además, hacer suya la causa de Puerto Rico, no solo por interés solidario, sino también por estrategia revolucionaria: para dominar completamente a América Latina el imperialismo tenía que dominar al Caribe.

La experiencia estadounidense de Martí: lucha de clases, discriminación racial y social, desarrollo y necesidad de expansión del capitalismo está presente en la esencia de los objetivos del PRC. Igualmente lo están las experiencias del desarrollo histórico nacional, tanto en sus logros como en sus errores. Tiene la convicción de que ha madurado un espíritu revolucionario en las masas campesinas y otros sectores sociales, se han formado jefes militares y tropas, han ido ganando las riendas los elementos populares con Gómez y Maceo al frente.

También hay aspectos nuevos en esta guerra, como el fortalecimiento del peso de los obreros y su conciencia de clase, la fuerza del Partido Autonomista como mayor opositor del independentismo, la abolición de la esclavitud y el incremento del racismo, el surgimiento del colonato y el empobrecimiento del campesinado.

El Partido cuenta con todas las clases y sectores que se beneficiarían con la independencia y con individuos de cualesquiera otros que antepusieran el interés de la Patria al personal.

El ¨ con todos y para el bien de todos ¨ no contaba, sin embargo, con los que, por defender sus intereses económicos deseaban perpetuar la colonia (autonomistas) o aceptaban un nuevo tipo de dominación colonial (anexionistas), ni con los integristas del partido español.

El objetivo inmediato de liberación nacional justificaba el unitarismo del Partido.

Martí se plantea una vía democrática radical, salto ideológico respecto de la democracia burguesa en cuanto al tipo de lucha y la república que surgiría de ella, y en cuanto a la comprensión del fenómeno imperialista y a las obligaciones, en este sentido, con la América y el equilibrio mundial.

La república que surgiría sería de nuevo tipo en cuanto a las condiciones específicas y la ubicación geográfica de Cuba. Tendría una base popular, que garantizaría la independencia económica de los individuos, lo que según Martí aseguraría la justicia social y evitaría las confrontaciones de clases.

Los campesinos y obreros tendrían una participación en la política del país. El Estado tendría la obligación de crear fuentes de trabajo suficientes y estaría prohibido el latifundio. La economía estaría basada en la agricultura, y de ella se partiría para la organización de la industria y el comercio: con todo el mundo y sobre bases nuevas (ni proteccionista ni liberal).

En cuanto a los aspectos políticos y sociales, se trataría de una república multirracial con iguales oportunidades para todos, y el Estado debería garantizar la educación total del pueblo. Se buscaría la solidaridad y unidad con América Latina y no se establecerían compromisos onerosos con otros países. La República garantizaría, además, libertad de reunión, expresión, etc.

En resumen, se trataría de una república democrática, antiimperialista, de base popular policlasista, agraria, de libre comercio y solidaria con América Latina.

En la concepción martiana de la revolución tiene una importancia fundamental la propaganda revolucionaria, la cual debía ser parte inseparable de la organización de la guerra y del Partido. La lleva a cabo a través de discursos, correspondencia, y se funda para ello el periódico Patria, que aunque no era oficialmente el órgano del PRC, sí responde a sus principios.

En Patria se popularizan las acciones del partido, sus bases, principios y objetivos; se levanta el ánimo patriótico de las masas emigradas, y Martí incluye también ideas que contribuyan a la toma de conciencia acerca de aspectos fundamentales de la guerra y la futura república.

Aunque era una publicación política, incluye también comentarios de libros, música, pintura, personalidades cubanas. En ella aparecen críticas literarias de Martí tan importantes como la que se dedica a la muerte de Julián del Casal.

Deseoso de ir a Tampa por la activa colonia cubana de tabaqueros que allí radica, Martí le sugiere a Néstor Carbonell, presidente del club Ignacio Agramonte, que lo invite, para no aparecer sin invitación como intruso e imprudente. Llega a Tampa el 25 y el 26 pronuncia en el Liceo Cubano el discurso conocido como ¨ Con todos y para el bien de todos ¨ y el conocido como ¨ Los pinos nuevos ¨ . Se reúne con varios patriotas y redacta unas Resoluciones que son el germen de las bases del PRC.

Al regresar a Nueva York escribe a José Dolores Poyo, director de un periódico independentista de Cayo Hueso, para hacerse invitar también allí. El Cayo era lo que le faltaba para organizar definitivamente su partido, pues era una especie de república cubana en territorio norteamericano, e incluso muchas de las autoridades locales eran cubanas. Allí se reúne con los presidentes de los clubes y redacta las bases del PRC que serían discutidas y aprobadas el 5 de enero de 1892.

Ya en Nueva York, Martí habla en el Hardman Hall acerca de Tampa y Cayo Hueso.

El 14 de marzo de 1892 vio la luz el primer número del periódico Patria.

El 10 de abril de 1892, aniversario de la Asamblea de Guáimaro, se proclama el Partido Revolucionario Cubano. Martí había escrito unos días antes el artículo ¨ El Partido Revolucionario Cubano ¨, aparecido en Patria el día 3 de este mes.

En septiembre de 1892, Martí comienza su peregrinar revolucionario para buscar apoyo para la magna obra. Va a Santo Domingo para hablar personalmente con Gómez y proponerle oficialmente la jefatura del Ejército.

Más tarde irá a ver a Maceo y a Flor Crombet a Costa Rica.

El año 1893 va a ser el año de los grandes progresos organizativos del PRC: surgen nuevos clubes en las distintas ciudades de E.U. donde hay colonias cubanas: Tampa, Cayo Hueso, Filadelfia, Nueva York, Ocala, etc. y también en países como Jamaica, Santo Domingo, Costa Rica, Panamá, México, etc. También surgen, por tanto, nuevos Cuerpos de Consejo. Se producen nuevas elecciones en las que Martí resulta nuevamente elegido Delegado.

La actividad de Martí es incansable en este año: como organizador y propagandista de la Revolución, desde la Delegación del Partido, desde Patria; interviene también en conflictos obreros de Tampa y Cayo Hueso, visita enfermos, prepara veladas culturales, mantiene una activa correspondencia con los presidentes de los clubes, etc. Todo el año lo pasa viajando de un país a otro, de una ciudad a otra de los Estados Unidos. Haití, Jamaica, Santo Domingo, Costa Rica, lo han visto trabajar y lo han oído hablar. Tampa y Cayo Hueso lo vuelven a recibir. En el año se producen dos alzamientos en Cuba que preocupan a Martí, que ve en peligro la organización que ya está completa y solo espera el momento oportuno. La revolución tiene ya un órgano rector: el PRC; un órgano de propaganda: el periódico Patria; una base económica: los fondos que aportan los emigrados; un jefe militar: Máximo Gómez y un jefe político: José Martí.

 


Ver más

 

 


Comentarios


Deja un comentario