Orientaciones para estudiar a Martí

Es esta una versión de las Orientaciones metodológicas para el Seminario martiano, texto preparado por la Dra. Denia García Ronda, para servir de guía en su estudio de Martí a los alumnos universitarios.

Introducción:

Cada vez se hace más diáfana la necesidad del estudio de Martí como un proceso de gradual radicalización, teniendo en cuenta los cambios de las circunstancias históricas y personales que influyeron en la evolución de sus ideas, y condicionaron sus valoraciones y actitudes.

marti_bn_5Es así que podrían proponerse, para el estudio de la vida y la obra de Martí, tres etapas:

I. Formación y primera madurez (1853 - 1884)

II. Madurez y radicalización (1885 - 1891)

III. Martí, organizador de la guerra y el Partido Revolucionario Cubano

I. Formación y primera madurez

a. Infancia y adolescencia (1853-1869) Momento crucial: el presidio

b. 1869 - 1878 Momento crucial: el Zanjón

c. 1878 - 1884 Momento crucial: ruptura con Gómez y Maceo

a. Infancia y adolescencia:

En cuanto al momento histórico, se está produciendo la crisis estructural del sistema esclavista en Cuba, y ello comienza a hacerse evidente: empobrecimiento acelerado de una parte de los terratenientes (sobre todo en la zona oriental); ruptura consecuente entre estos y los hacendados occidentales que han ido mecanizando la industria, aunque siguen aferrados a la esclavitud; integración paulatina de la clase obrera; aumento en el número de sectores medios, liberales; mayor influjo en el país de las crisis cíclicas del capitalismo (1857, 1866).

Recuérdense, de otro lado, las actividades reformistas, el auge de las tertulias literarias, y el envío a Cuba de Lersundi que favorece a los integristas y da el golpe de gracia a los reformistas.

Los jóvenes producen actos callejeros: hacen fracasar funciones de compañías artísticas españolas, se burlan de soldados, policías y jueces...e incluso en las afueras de la capital hay intentos de alzamiento

En la etapa se prohíbe la lectura de tabaquería y las clases nocturnas de artesanos para evitar uniones obreras.

Lersundi apela al Cuerpo de Voluntarios al que le da, sobre todo después de 1868, poder ilimitado.

Uno de los sucesos más importantes dentro de esta agitación capitalina fue el desencadenado a partir del asalto al teatro Villanueva por los voluntarios, con un saldo de varios muertos y heridos.

Todo hace suponer que en esa noche del 22 de enero de 1869 Martí estaba en la imprenta, pues su periódico La Patria Libre salió el día 23.

En un artículo publicado en México en 1875, Martí hace referencia a los sucesos de esos días y especialmente a la fatídica noche del 22 de enero:

...ni los horribles días de enero que llenaron de cadáveres asesinados la calzada de Jesús del Monte y las calles de Jesús María, y los que mi madre atravesó para buscarme, y pasando a su lado las balas, y cayendo a su lado los muertos, la misma horrible noche en que tantos hombres armados cayeron sobre tantos hombres indefensos. Era mi madre! Fue a buscarme en medio de la gente herida y las calles cruzadas a balazos...allí, donde su inmenso amor pensó encontrarme.

También en Versos sencillos (1891), donde Martí recoge algunos momentos importantes de su vida, hay referencia a la noche de Villanueva.

leonor_perezPara los datos biográficos de los padres de Martí puede tomarse la biografía de Manuel Isidro Méndez, por ejemplo. Las condiciones económicas de la familia y sus principios morales influirían decisivamente en la tabla de valores martianos. El padre es un caso ejemplar de honestidad y fidelidad a sus principios, aunque tenía un carácter rudo y no cultivado. Doña Leonor es una típca madre española, identificada efectivamente con el único hijo varón. Era una mujer inteligente y procuró que su hijo avanzara en su educación. Sin embargo, al ser Martí prácticamente el único sustento de la familia --pues el padre era repetidamente cesanteado de sus cargos-- Doña Leonor no va a entender nunca la dedicación de su hijo a una causa que para ella era solo motivo de sufrimiento y peligros. Don Mariano, por el contrario, va paulatinamente dejándose ganar por su hijo. Con motivo de su muerte, Martí cuenta: “De mi virtud, si alguna hay en mí, yo podré tener la serenidad”, pero él tenía el orgullo. En mis horas más amargas se le veía el contento de tener un hijo que supiese resistir y padecer.

La conformación del carácter del joven Martí se completa con la relación afectiva que establece con su maestro Rafael María de Mendive.

Mendive tenía una de las más importantes tertulias literarias de La Habana: había sido el fundador de la Revista de la Habana y colaborador de las principales publicaciones culturales habaneras. Se le reconoce como el animador de la llamada reacción del buen gusto en la poesía cubana de la década del 60, y como un maestro excelente, cuya pedagogía se nutrió de las enseñanzas de José de la Luz y Caballero. Su pensamiento político fue desde el reformismo hasta el independentismo, con algunas vacilaciones autonomistas en la etapa de entreguerras. A través de él, y de sus amigos, Martí se vinculó a la vida política y literaria de La Habana. Mendive estimuló a su discípulo a publicar periódicos revolucionarios ylo relacionó con personalidades que tendrían importancia en la vida y la obra patriótica de Martí.

El presidio colonial marcó la personalidad de aquel joven, e hizo que madurara casi instantáneamente. Completó de golpe lo que el hogar, el maestro y la circunstancia histórica habían preparado: la primera madurez de un joven que deja su infancia en la cárcel, manifiesta en una escala ya formada de valores políticos, morales e ideológicos en general.

Allí inició Martí su fidelidad a la idea de la independencia y a su concepto del deber y del sacrificio útil.

Lecturas:

Soneto 10 de octubre, primeros meses de 1869 en el periódico escolar Siboney.(Primera manifestación poética independentista. Dominio de la rima y el metro. Adjetivación excesiva aún.)

¨O Yara o Madrid¨, artículo de fondo, de carácter satírico, en el periódico escolar El Diablo Cojuelo, 19 de enero de 1869. (Se discute la paternidad martiana de este artículo.) Expone la disyuntiva esencial del pueblo cubano: o el independentismo o el colonialismo.

Poema dramático Abdala, en el periódico La Patria Libre, 23 de octubre de 1869. Concepto de patria: ¨no es el amor ridículo a la tierra / ni a la yerba que pisan nuestras plantas. / Es el odio invencible a quien la oprime / es el rencor eterno a quien la ataca¨. Rebasa los planteamientos reformistas, y la visión arcádica y paisajista de buena parte de la intelectualidad de la segunda mitad del siglo. Aporta un concepto histórico - político - moral: la patria existe y está dominada por un poder extranjero al que hay que expulsar con el único medio posible: la guerra. Centrado temáticamente en el conflicto entre el amor a la patria y el amor filial. Es conveniente analizar argumento y tema, así como los personajes de Abdala y Espirta. Este último es el de mejor trazado sicológico en la obra. Nótese el carácter alegórico del poema.

b. 1869 - 1878

En el período entre 1868 y 1870 Martí participaba en actividades conspirativas en La Habana. Véase al respecto el trabajo de César García del Pino ¨Sauvalle y Martí¨ (Revista de la Biblioteca Nacional, n. 2, mayo - agosto 1969).

A finales de 1869, es condenado a presidio por ¨infidencia¨ y empieza a cumplir su condena en abril de 1870. Sus padres consiguen que lo deporten a Isla de Pinos y luego a España, a donde llega el 15 de enero de 1871.

En Madrid reside en casa de Carlos Sauvalle, también deportado desde el 70. A través de él se relaciona con liberales federalistas y con los círculos de emigrados.

Martí establece allí sus ¨dos Españas¨: la de Goya, Quevedo, el pueblo aragonés y el habla castellana; y la que apaña al despotismo, la esclavitud, la inmoralidad administrativa. Afianza sus nexos con la gran literatura española de los siglos XV, XVI y XVII. Ve desenvolverse la polémica liberalismo - reaccionarismo; ve surgir la primera república y la ve morir.

Es así que emplaza a los liberales acerca de la independencia de Cuba y comprueba que la Isla no puede esperar nada ni de liberales ni de conservadores.

En España, estudia dos carreras universitarias en Zaragoza, y conoce algunas tendencias filosóficas, como el krausismo.

Practica el periodismo en El Jurado Federal.

A finales del año 1874, termina el joven Martí sus estudios en Zaragoza. Su familia le escribe sus dificultades económicas, y que ha decidido irse a México a buscar mejores oportunidades. Como él no puede volver a Cuba, también decide marchar allá.

marti_mxicoEn ese país Martí empieza su vinculación con las civilizaciones precolombinas, con el desarrollo de las nacionalidades mestizas, y se percatará de los logros y errores de las repúblicas americanas.

El positivismo es la doctrina que guía a la mayor parte de los hombres de gobierno, en debate con ideas espiritualistas y de otras tendencias idealistas.

Martí no aceptará el positivismo, ni el naturalismo que es una de sus expresiones en el arte, pero recibe influencia de esa corriente.

Conoce los inicios de la organización obrera mexicana y comprende la importancia del indio en las nacionalidades latinoamericanas.

Encuentra contradicciones cuando las fuerzas de Porfirio Díaz tomaron el poder por golpe de estado contra lerdo de Tejada. Sus ideas en cuanto a esto, y la situación que se le crea, lo convencen de la necesidad de abandonar la tierra mexicana.

Después de un corto y clandestivo viaje a Cuba Martí viaja a Guatemala, donde permanecerá desde 1877 hasta finales de 1878.

Guatemala es un país más pequeño y menos desarrollado, en que se distingue nítidamente el abismo entre la riqueza y la pobreza, el blanco y el indio. Puede apreciar los errores de la falta de previsión de las repúblicas y sus consecuencias: la anarquía y el caudillismo.

Aquí se desempeñará como maestro, que es una nueva experiencia formadora para él.

Por primera vez emplea la expresión nuestra América, para significar la especificidad latinoamericana.

El Pacto del Zanjón fue para Martí un golpe inesperado. (Véase al respecto la carta a Mercado del 6 de julio de 1878.) Y es decisivo en el cambio que produce en la correlación de fuerzas entre los deberes familiares y patrióticos de Martí: le demuestra que hay que seguir luchando y que su deber es incorporarse a esa lucha.

Martí vuelve a Cuba por insistencia de su mujer, Carmen Zayas Bazán, pero decidido en cuanto a su camino.

Lecturas:

El presidio político en Cuba (1871) Lenguaje romántico. Apostrofa a los políticos y al pueblo español en relación con el sistema colonial. Crítica al concepto de integridad nacional. Planteo esencialmente moral del problema. Descripción de la vida del presidio.

La República española ante la Revolución cubana. Corte más ensayístico. Expone la incongruencia del concepto de república con el mantenimiento del dominio colonial.

¨Cinco de mayo¨, ¨Función de los meseros¨, ¨El proyecto de instrucción pública¨, ¨Alea iacta est¨ y ¨Extranjero¨. Artículos escritos en la etapa mexicana, útiles para comprender el carácter liberal del pensamiento de Martí, su simpatía por el obrerismo y su apoyo a los proyectos educacionales del gobierno de Lerdo de Tejada. Asimismo son útiles para dejar ver su situación personal y las contradicciones que determinan su salida de México.

¨Los códigos nuevos¨ es un artículo de la etapa guatemalteca que deja ver las preocupaciones martianas porque América Latina tenga leyes que estén de acuerdo con su realidad.

El folleto ¨Guatemala¨, publicado en México en 1878, habla de la naturaleza, la producción agrícola, la cultura, el comercio, la educación, y otros aspectos de ese país, y se destaca la visión del indio. En este folleto aparece su famosa frase: “Saber leer es saber andar. Saber escribir es saber ascender”.

Patria y libertad, drama indio en dos actos y diez escenas, presenta la oposición antagónica entre indios y criollos de un lado, y nobleza, clero y funcionarios de otro. Es la obra más completa de las que Martí escribió para el teatro por el número de personajes y su movimiento escénico, así como por el ensayo del personaje colectivo.

La carta a José Joaquín Palma es uno de los primeros textos martianos de crítica literaria. Allí expone: ¨Cuando tengo que decir bien, hablo. Cuando mal, callo. Este es el modo mío de censurar¨. Ya está presente el principio de que el arte y la literatura deben responder a las condiciones y necesidades de su país de origen y no ser imitativas:

Dormir sobre Musset; apegarse a las alas de Víctor Hugo; herirse con el cilicio de Gustavo Bécquer; arrojarse en las cimas de Manfredo; abrazarse a las ninfas del Danubio; ser propio y querer ser ajeno; desdeñar el sol patrio y calentarse al viejo sol de Europa; trocar las palmas por los fresnos, los lirios del Cautillo por la amapola pálida del Darro, vale tanto !oh, amigo mío! tanto como apostatar. Apostasías en Literatura, que preparan muy flojamente los ánimos para las venideras y originales luchas de la patria. Así comprometeremos sus destinos, torciéndola a ser copia de historia y pueblos extraños.

Carta a Máximo Gómez desde Guatemala: ¨seré cronista ya que no puedo ser soldado¨.

c. 1878 - 1884

Su estancia en Cuba, después de la dolorosa tregua del Zanjón, decide a Martí definitivamente en su camino libertario. Casi inmediatamente después de su llegada comienza a conspirar. Ha conocido a Juan Gualberto Gómez y con él iniciará sus labores conspirativas, a partir de una orientación de Calixto García --presidente del Comité Revolucionario de Nueva York-- en el sentido de que se crearan asociaciones secretas para la organización de una nueva guerra. Descubiertas sus actividades, Martí vuelve a ser deportado a España.

Además de sus actividades conspirativas Martí ha participado en la vida cultural de La Habana: ya en las tertulias privadas, ya en Liceos, como el de La Habana, Guanabacoa y Regla. En todos ellos, a pesar del ambiente autonomista reinante, expone su credo patriótico. En Guanabacoa pronuncia un discurso en honor del poeta y dramaturgo Alfredo Torroella, que acaba de morir. Es el primer discurso martiano que se conserva íntegro y en él hace constantes alusiones a la situación de Cuba.

Participa en una polémica sobre el realismo en el arte, que se produce en el Liceo de Guanabacoa. En ella, Martí asume la defensa del idealismo en oposición a los positivistas quienes, con el nombre de realismo, defendían lo que hoy se conoce por naturalismo. Martí se manifiesta contra esta teoría porque ella niega la participación del sujeto en la obra de arte, y solo lo ve como ¨copista¨ de la realidad. Para los positivistas cualquier aspecto que se separara del reflejo fiel de la realidad contradecía el ¨realismo¨. Martí comprende el papel de la subjetividad del artista, o sea, el reflejo subjetivo de la realidad objetiva.

En los altos del Café El Louvre, pronunciará otro discurso, esta vez en honor de Adolfo Márquez Sterling, periodista cubano. Pero más que un brindis por una persona, es la explicación de un concepto de política, opuesto al utonomismo.

Poco después de los sucesos de El Louvre Martí pronuncia un discurso en el Liceo de Guanabacoa en homenaje al violinista Díaz Albertini. Entre los asistentes está el capitán general Blanco. El joven no se cohíbe y mantiene sus alusiones a la patria, a la independencia, al derecho y a la libertad. Blanco comenta al terminar el acto: ¨Martí es un loco. Pero un loco peligroso”. A partir de ese día empieza a ser vigilado de cerca por las autoridades españolas.

blancoAl dar la orden de su deportación, el Capitán general, tratando de humillarlo, le manda a decir que podría quedarse si firma una declaración de adhesión a España. Martí le contesta: “Díganle al general Blanco que Martí no es de la raza vendible”. Así se inicia el segundo y largo exilio de Martí: va nuevamente a España donde no permanece mucho tiempo.

Lecturas:

Discursos: Alfredo Torroella, Adolfo Márquez Sterling, Díaz Albertini los cuales, como se ha dicho permiten tomar el pulso a sus ideas políticas y a su análisis de la situación de Cuba.

Documentos de la polémica del Liceo de Guanabacoa: análisis martiano del papel del sujeto en el arte: le parece imposible no tomar en cuenta:

¿Y lo que surge de nosotros? ?Y la emoción íntima que siente el hervor de vida por las venas, que en larguísima meditación nos sumerge, que rompe en misteriosas lágrimas, en arrebatados versos? ¿Y la adivinación de los afectos no sentidos? ¿Y la propiedad de los afectos en su expresión? Para hallar la belleza, dicen, bastaría comparar los objetos bellos con los feos. y ¿de qué depende, pregunto yo, su fealdad o belleza? ¿Qué es lo bello? Y me responden de esta manera peregrina: Lo bello está en el objeto. Lo bello es la impresión que hace en ti.(...) Si la belleza está en los objetos exteriores ? en qué consiste el genio?

Carta a Viondi desde Madrid en que se aprecia que no abandonará el deber patrio, pero lo cumplirá teniendo consigo a su familia.

De España sale a fines de 1879. Va a París y por El Havre, directo a Nueva York, a donde llega en enero de 1880. Inicialmente se encuentra muy sorprendido, por la actividad efervescente motivada por los cambios económicos que se están produciendo después de la guerra de secesión. Luego esta primera impresión va variando y antes del año de su estancia en aquel país ve con mayor detenimiento algunos aspectos.

En cuanto llega a los Estados Unidos Martí se vincula con la Junta Cubana que prepara una nueva guerra --la que sería la Guerra Chiquita--.

En realidad, en el 80 no están todas las condiciones creadas para que él pueda hacer valer sus criterios organizativos en un proyecto que ya estaba marchando. Su situación (hombre joven, no participante activo de la guerra grande, prácticamente un novato en trajines organizativos) lo lleva a comprender que debe dar el máximo apoyo a la organización que existe.

Cuando Calixto García se dirige a Cuba para empezar la guerra, Martí queda responsabilizado con la emigración y es él quien escribe a Emilio Núñez, una vez fracasada la gestión bélica, para que deponga las armas.

Lecturas:

Discurso en Steck Hall. 24 de enero de 1880. Discurso de intención movilizativa, pero que contempla otras ideas: continuidad histórica de la lucha, responsabilidad de los emigrados, crítica al autonomismo y otras tendencias, necesidad de hacer una guerra organizada, papel de las masas populares. También realiza el análisis de la guerra anterior.

Después del fracaso de la Guerra Chiquita Martí decide ir a Venezuela para tratar de establecerse allí. Casi inmediatamente después de llegar comienza a publicar en algunos periódicos como La Opinión Nacional. Logra editar dos números de la Revista Venezolana.

Pero la Venezuela de Guzmán Blanco no era el mejor país para que Martí viviera y desarrollara su obra americanista. Habiendo publicado un artículo a la muerte del escritor Cecilio Acosta, se ganó la animadversión del dictador venezolano, quien le hizo saber que vería con agrado algún artículo dedicado a él.

Martí ya ha abandonado México y Guatemala por cuestiones de principios y ahora decide volver a Estados Unidos en julio de 1881, pues no puede permanecer en Venezuela bajo esas condiciones.

Lecturas:

“El carácter de la Revista Venezolana”. Artículo de fondo que recoge ideas sobre lo que debe ser el periodismo: no mero entretenimiento, sino forma de llevar conocimiento a sus lectores. También habla sobre lo que debe ser la literatura y el arte en América Latina; sobre el lenguaje y sus recursos, y especialmente sobre los objetivos que se propone con la edición de la Revista.

“Cecilio Acosta”. Ejemplo de semblanza biográfica martiana, género en el que demostró maestría.

“Ni será escritor inmortal...¨ Fragmento de un Cuaderno de apuntes, probablemente escrito en Venezuela. Expone la función de la literatura en América Latina, la vinculación con la específica realidad americana, el lenguaje, asuntos, tratamientos, y sobre todo merece reflexión la frase final: “No hay letras, que son expresión, hasta que no hay esencia que expresar en ellas¨

Ismaelillo. Poemario acaso escrito en su mayor parte en Venezuela. Primer libro de poemas publicado por Martí (Nueva York, 1882). Considerado el primer poemario en que se manifiesta una renovación del lenguaje poético hispano. Con él Martí inicia la modernidad literaria hispanoamericana. Obsérvese los elementos martianos que influyeron en el modernismo, su vinculación con la poesía tradicional española y su aportación original: simbolos y alegorías, cromatismo verbal, estructura de la frase, etc. El intento --y el logro-- de hacer materia de verso mayor a un niño es uno de los mayores méritos del libro. (Véase al respecto comentarios de Juan Marinello y Gabriela Mistral.)

 

Comentarios


Deja un comentario