Para trabajar personalidades hostóricas en la Jornada de Educador
Conrado benitezA los 18 años de edad Conrado Benítez y Manuel Ascunce con sólo 16 años de edad, integraron en 1960 el primer contingente de maestros voluntarios y marcharon a las montañas, integrando en 1960 el primer contingente de maestros voluntarios y marcharon a las montañas del Escambray al llamado de la Revolución Cubana protagonizando la Campaña de Alfabetización.

Conrado Benítez, había nacido en Matanzas, el 19 de enero de 1942, hijo de una numerosa familia humilde, era estudiante de bachillerato cuando acudió al llamado urgente realizado por las autoridades revolucionarias para suplir la carencia de educadores en un país con más de un millón de analfabetos y bajos niveles de escolarización.

En el campamento El Meriño, cerca de Minas del Frío, Sierra Maestra, recibió su preparación y ya en el mes de septiembre fue ubicado en la localidad de Pitajones, Trinidad, donde en una improvisada aula reunió cada día a los niños y en las noches a los mayores. Allí se integró a la comunidad y ganó el afecto de los campesinos a quienes ayudó en sus labores, en cuya misión resultó asesinado por elementos contrarrevolucionarios el 5 de enero de 1961.

Manuel AManuel Ascunce, nacido el 25 de enero de 1945 en Sagua la Grande, antigua provincia de Las Villas. Realizó sus estudios primarios en la barriada de Luyanó, en La Habana, donde se había radicado su familia.

Era miembro de la Asociación de Jóvenes Rebeldes y de las Brigadas “Conrado Benítez” que al llamado de la Revolución Cubana protagonizaron la Campaña de Alfabetización.

Trabajaba durante el día en las labores del campo y por las noches enseñaba a leer y escribir a los campesinos. La familia que lo refugió, en vano trataron de presentarlo como si fuera uno de los hijos de Lantigua, pero el joven no temió aclarar su identidad y expresó con dignidad y valentía “Yo soy el Maestro”. A empujones los sacaron de la casa y les dieron muerte.

Protagonizaron con sus actitudes la valentía de los jóvenes cubanos que cumplían la misión de eliminar el analfabetismo en Cuba, con sus ejemplos se engrosaron las brigadas “Conrado Benítez”, con cien mil jóvenes estudiantes que fueron la fuerza fundamental de la Campaña de Alfabetización,

Estos crímenes causaron gran indignación en el pueblo cubano y enardeció a sus compañeros que cumplieron valientemente la misión de erradicar el analfabetismo del país, a pesar de todos los intentos de sembrar el terror por los elementos contrarrevolucionarios.

Regresar

Comentarios


Deja un comentario