Defender desde la clase de historia el Patrimonio Cultural Cubano

Por Roberto Gómez Montano

El Patrimonio Cultural de la nación entendido como conjunto de bienes materiales y espirituales que atesoramos para las presentes y futuras generaciones de cubanos no es un concepto abstracto. Desde la clase de historia el maestro puede contribuir a que sus alumnos conozcan y aprecien las diferentes formas que lo componen, como condición previa para que participen en su preservación.

La clase puede ser espacio para encauzar el trabajo divulgativo y educativo sobre el patrimonio cultural si empleamos las múltiples oportunidades que la enseñaza de la historia nos ofrece. Veamos algunas sugerencias:

agroalfarerosAl estudiar la comunidad aborigen en Cuba necesariamente el docente debe referirse a los sitios arqueológicos que han sido encontrados y estudiados como fuente del conocimiento histórico, Chorro de Maíta y Canímar son dos de los más conocidos, que afortunadamente han sido celosamente conservados, pero no todos tuvieron la misma suerte.

Puede aprovechar y explicar que la actitud irresponsable de algunos ha provocado daños y hasta irreparables pérdidas al patrimonio cultural al escribir grafitis sobre las pictografías de los indocubanos o cocinar dentro de las cuevas y cubrir de hollín estas muestras del arte rupestre caribeño.

En esta misma cuerda está el reflexionar sobre las edificaciones, parques, monumentos y otros componentes del entorno urbano, destacando su valor histórico como reflejo de la vida material y espiritual de la Nación. En ello el tratamiento de la Historia Local es indispensable.

 

Nadie ama y cuida lo que no conoce.

Estimular en nuestros alumnos el conocimiento del devenir de su barrio y escuela y el sentido de pertenencia a ellos, es un paso importante para fomentar la toma de conciencia de una actitud responsable hacia sus bienes patrimoniales, que debe abarcar no solo sus componentes tangibles sino también los que se relacionan con la vida espiritual de la sociedad como la memoria histórica, las costumbres y el buen uso del idioma.

Paso a paso con una labor paciente e inteligente desde el saber histórico que emana de nuestras clases, podremos contribuir a preservar todo aquello que nos identifica como pueblo. Nuestros compatriotas por venir sabrán agradecerlo.

 

 

Regresar a Temas para profundizar

 

Comentarios


Deja un comentario