España intenta aniquilar a los cubanos

¿Qué aprenderé?

Con este tema podrás explicar el propósito que perseguían las autoridades españolas al desatar una violenta represión contra la población civil en Cuba una vez iniciada la Guerra del 95. La información que ofrece te permitirá caracterizar el desarrollo de las acciones victoriosas de los combatientes cubanos en tres diferentes regiones de la Isla.

¿Qué debo saber?

Por estudios que ya has realizado conoces que los cubanos nunca dejaron de luchar por la libertad de su patria, y que está lucha involucró a gran parte de la población en diferentes formas de enfrentamiento al poder colonial. Un aspecto que debes recordar es el carácter represivo del régimen colonial y la crueldad con que enfrentó la rebeldía del pueblo cubano.

¿Para qué me sirve?

Para poder valorar el empeño puesto por los cubanos en la lucha, la capacidad del Ejército Libertador para enfrentar a un enemigo poderoso y bien abastecido, que estaba dispuesto a gastar los recursos materiales y humanos para no pereder el control sobre Cuba y reconocer en los cubanos del siglo XIX una fuente inagotable de tradiciones patrióticas y de ejemplo para las futuras generaciones.

weyDesarrollo

El éxito de la Invasión obligó a renunciar al capitán general de la Isla, Arsenio Martínez Campos, y en su lugar fue enviado el general Valeriano Weyler, ya conocido por la feroz crueldad y el odio que manifestó hacia los cubanos durante la Guerra de los Diez Años.
Tan pronto tomó posesión del cargo, el general Weyler estableció las más inhumanas medidas tratando de sofocar el creciente impulso revolucionario.
Entre otras medidas Weyler estableció que:
Las personas que comentaran noticias favorables a los revolucionarios o criticaran al régimen colonialista serían tratadas de igual forma que las que les facilitaran armas, municiones o alimentos.

Como ves, se trataba de impedir a toda costa que los cubanos alzados en armas recibieran ayuda. Bajo estas amenazas, muchas personas tuvieron que abandonar sus casas y fincas e ir a las poblaciones, sin embargo, los campesinos que se quedaron en los campos siguieron cooperando con los patriotas.

Al comprobar que las medidas que había dictado previamente no daban el resultado que esperaba, Weyler dictó su tristemente célebre Bando de Reconcentración. Esta criminal orden establecía que todos los campesinos fueran ubicados en poblados ocupados por los españoles.
En un plazo de ocho días, bajo pena de muerte, los campesinos tendrían que abandonar sus tierras y dirigirse a las poblaciones cercanas.
Transcurridos los ocho días, las tropas españolas se lanzaron salvajemente a los campos, incendiaron bohíos, destruyeron sembrados, mataron
animales domésticos y condujeron a empellones hacia las poblaciones a cuantos campesinos encontraron a su paso.

recon3Como resultado de esta orden, todos los pueblos se llenaron de familias campesinas, que se ubicaron como pudieron en solares, en las calles, en los portales de las casas; dormían en el suelo y se alimentaban de sobras, cáscaras, huesos, etcétera.
Hubo poblaciones en las que los reconcentrados, fueron ubicados en barracones carentes de las más elementales condiciones de vida; como alimentos recibían las sobras de las tropas españolas y estaban constantemente vigilados por los soldados, para que no pudieran salir del área cercada, ni siquiera para realizar sus necesidades fisiológicas.
Las inhumanas condiciones en que vivían los reconcentrados, produjeron graves enfermedades y la muerte a miles de infelices, principalmente ancianos, mujeres y niños, porque al dictarse el bando, los hombres que aún no estaban incorporados a las filas del Ejército Libertador, lo hicieron de inmediato.
Con los más indefensos se ensañaron. ¡Es difícil imaginar tanta crueldad! Esta fue la brutal política de Weyler. Los historiadores le han calculado
entre doscientas y trescientas mil víctimas.
Este sanguinario gobernador, pretendía con esas medidas aplastar la rebeldía del pueblo cubano y su heroica lucha, pero esa política asesina,
aunque creó grandes dificultades, no pudo frenar el desarrollo de la guerra libertadora. Los patriotas buscaron nuevas formas para obtener abastecimientos. Por ejemplo, asaltaron las poblaciones y cultivaron la tierra en las zonas más intrincadas de los montes.

La ofensiva de los cubanos

Antonio MaceoAl terminar la Invasión, en enero de 1896, el General Antonio Maceo continuó combatiendo en las zonas de Pinar del Río, La Habana y Matanzas. En La Habana, como sabes, también combatían las fuerzas bajo el mando del General Máximo Gómez.
Después que Maceo obtuvo resonantes victorias en Pinar del Río, a mediados de febrero penetró en La Habana y asaltó el pequeño poblado de Jaruco, en el que se concentraban los más reaccionarios representantes de la Metrópoli. Allí rindió dos fuertes y logró un considerable botín de guerra.

El Titán de Bronce y el General en Jefe se reunieron en Galeón, Matanzas, conferenciaron y acordaron que Gómez iría rumbo a Camagüey y Maceo iniciaría lo que se conoce como la Campaña de Occidente. En esta Campaña fueron notables los combates de Cacarajícara y Ceja del Negro entre otros.
En septiembre de 1896, la lucha de los cubanos fue favorecida por la llegada a Pinar del Río de una expedición que trajo el general Ríus Rivera con armamentos y parque; en ella también venía Francisco (Panchito) Gómez Toro, hijo de Máximo Gómez, que fue incorporado a las fuerzas de Maceo.
Ante los repetidos triunfos de los mambises, el propio capitán general Weyler tomó la dirección de las operaciones encaminadas a destruir a
Maceo. Situó su cuartel general en Artemisa, con aproximadamente diez mil hombres y con estas fuerzas intentó cercar al guerrero oriental en la Sierra del Rosario, pero, fue en vano. Maceo, con unos cientos de hombres debidamente emboscados, rechazó las columnas por separado hasta derrotarlas.
La Campaña de Occidente fue un éxito. En ella el valiente General Antonio Maceo libró 92 combates y derrotó, con solamente 2 000 hombres,
a más de 10 000 soldados españoles muy bien armados.
El General Maceo recibió aviso del General Gómez, pidiéndole que se trasladara a Las Villas para resolver problemas que hacían peligrar la unidad
de las fuerzas revolucionarias.
La Muerte de Maceo 1908Muerte de Maceo
A principios de diciembre, hallándose Maceo en San Pedro, lugar próximo a Punta Brava, en La Habana, supo que cerca se encontraban fuerzas españolas.
Maceo ordenó que se enviaran patrullas sobre el enemigo. En el campamento todo continuó tranquilo. De pronto, se oyeron muchos disparos;
las tropas españolas habían sorprendido a las postas cubanas que cuidaban el campamento.
El General Antonio rápidamente tomó sus armas, saltó sobre su caballo y salió seguido de algunos hombres. Al llegar al lugar del combate, machete en mano, ordenó una carga.
El Titán estaba convencido de que todo se iba desarrollando favorablemente puesto que, en medio del intenso tiroteo, dijo a uno de sus ayudantes:
¡Esto va bien!
Al instante vaciló, soltó las riendas, se le desprendió el machete de la mano y se desplomó mortalmente herido. Las balas enemigas habían cortado
la vida del glorioso guerrero que había dedicado todas sus fuerzas a la independencia de Cuba. Era el 7 de diciembre de 1896.
Sus hombres trataron de recogerlo, mas no lo consiguieron. Su ayudante Panchito Gómez Toro, enterado de la tragedia, acudió al lugar para
rescatar el cuerpo del Titán de Bronce, perdiendo la vida en esta acción.
Más tarde, las fuerzas cubanas lograron recuperar los cuerpos de los héroes y los enterraron en La Habana, en una finca cercana a Santiago de
las Vegas, nombrada El Cacahual, donde hoy se levanta un monumento para rendirles homenaje.

Máximo Gómez, al conocer el terrible hecho, escribió una carta a María Cabrales, viuda del General Antonio Maceo. En ella le decía: ... Apenas si encuentro palabras con que expresar a Ud. la amarga pena (...) El General Antonio ha muerto gloriosamente sobre los campos de batalla (...) Con la desaparición de ese hombre extraordinario (...) pierdo yo al más ilustre y al más bravo de mis amigos y pierde en fin el Ejército Libertador a la figura más excelsa de la Revolución.

CAMPAÑA DE LA REFORMA
La muerte de Maceo constituyó una pérdida irreparable para las fuerzas mambisas, pero había que sobreponerse a tan duro golpe.
El Generalísimo Máximo Gómez, desarrolló una importante campaña defensiva en la zona de Las Villas donde operaba. En su plan se proponía atraer numerosas tropas sobre esa zona para aliviar la situación de los patriotas que luchaban en occidente.
La Campaña de la Reforma —llamada así porque tuvo como centro el potrero de ese nombre— se desarrolló desde enero de 1897 hasta enero de 1898. En ella se enfrentaron más de 50 000 españoles a Gómez, que tenía solamente alrededor de 4 000 hombres.
En esta situación, el Generalísimo no podía efectuar batallas frontales, ¿qué hizo entonces? Elaboró un plan, cuya divisa era vencer sin combatir. Dividió su tropa en pequeños grupos que atacaban a los españoles y huían rápidamente, así los hacía estar en continuo movimiento. El propósito de Gómez era desgastar a las fuerzas enemigas.
Durante la Campaña de la Reforma, los españoles trataron de aniquilar a Gómez y sus hombres. Pero ocurrió todo lo contrario, los colonialistas perdían cada vez más fuerzas.
Al finalizar la campaña, el Generalísimo había logrado alcanzar los objetivos planteados. Los cubanos solamente tuvieron 108 bajas, mientras que las de los españoles eran 25 000.
Esta campaña fue un éxito total para los mambises y evidenció, nuevamente, el genio militar de Máximo Gómez.
calixtogCalixto García en Oriente
Como recordarás, Calixto García fue uno de los generales orientales formados en la Guerra de los Diez Años, donde obtuvo resonantes triunfos.
Fue el máximo dirigente del nuevo intento de guerra, conocida como Guerra Chiquita y se incorporó a la Guerra de 1895, aportando su experiencia
y valentía. Esto permitió nuevos éxitos militares para los cubanos en Oriente.
El desarrollo de la Campaña de la Reforma, dirigida por Gómez, facilitó al general Calixto García mantener la ofensiva. Así, en 1897, realizó
numerosas acciones de gran significación.
A fines del verano de este año, Calixto García, cuyas tropas tenían alguna artillería, atacó la plaza de Las Tunas. A pesar de que este lugar estaba
muy bien fortificado por los españoles, el general mambí logró ocuparlo y apoderarse de dos cañones, muchas armas, medicinas y víveres.
Estas mismas fuerzas del mayor general Calixto García, también tomaron las importantes poblaciones de Guáimaro y Guisa.
La situación del Ejército Libertador en la provincia oriental era cada vez mejor; se encontraba a la ofensiva, atacaba las poblaciones en poder de los españoles, causaba numerosas bajas al enemigo, obtenía un triunfo tras otro. El ejército español estaba desalentado, cada enfrentamiento con los cubanos era para ellos una derrota. La victoria definitiva estaba muy próxima. España no tenía ni hombres ni recursos para continuar la guerra.

Tarea

1. Describe las primeras medidas dictadas por Weyler para impedir el
desarrollo de la lucha de los cubanos por su liberación.
2. ¿Por qué la Reconcentración es considerada una medida cruel e
inhumana?

3. Investiga los datos biográficos fundamentales del General Antonio
Maceo. Valora
su figura.
4. La Campaña de la Reforma puso de manifiesto el genio militar de
Máximo Gómez.
a) Explica en qué consistió.
b) Valora la figura de
Máximo Gómez.
5. Confecciona un esquema con hechos que ejemplifiquen la ofensiva
de los cubanos y sus resultados.

Conclusiones

Frente al avance de las fuerzas independentistas el régimen colonial desató la más violenta represión contra la población civil en lo que conocemos como la Reconcentración. Sin embargo la lucha continuó y a pesar del duro golpe representado por la caída en combate de Antonio Maceo, el patriotismo mambí, la audacia de los combatientes y la estrategia militar de jefes como Calixto García y Máximo Gómez, inclinaron el triunfo hacia las filas cubanas.

Comentarios


Deja un comentario