LA AMÉRICA DE NUESTROS PRIMEROS PADRES.CONTINENTE DONDE VIVIMOS.

MS.c ESTEBAN R MURO SAINZ.

MS.c CARIDAD ÁLVAREZ LAGO

América se extiende desde el Ártico hasta muy cerca del Círculo Polar Antártico, de casi 42 millones de kilómetros cuadrados. Fue un continente “descubierto” hace más de 500 años, por eso comenzó a ser llamado por los europeos, el Nuevo Mundo.

En el libro de la profesora Acela Caner Román “La tierra que es América”, se describe cómo se formó el continente donde vivimos:

“ ... El astrólogo y meteorólogo alemán Alfred Wegener quien, partiendo del ajuste de los continentes como piezas de un gigantesco rompecabezas hizo en 1912 la primera exposición general de la teoría conocida por el nombre de deriva continental.

En su forma más simple y esquemática esta teoría sostiene que, hace cientos de millones de años, las masas terrestres del planeta formaban un solo continente al que Wegener llamó Pangea. Posteriormente esa masa se fraccionó en grandes bloques o placas que se desplazaron sobre la corteza del fondo oceánico, como témpanos de hielo abriéndose paso por el mar.

Fueron numerosas las pruebas que Wegener pudo establecer para fundamentar que el ajuste de los continentes entre sí no se limita a una simple coincidencia de su configuración. Sus seguidores completaron esta teoría al demostrar la sorprendente continuidad de las estructuras geológicas en continentes tan alejados como África y América del Sur y la similitud de climas y períodos glaciares en las áreas próximas a la unión de estos bloques.

pangea_diagramLa teoría de la deriva continental permite comprender cómo al separarse y desplazarse los continentes, grupos de animales primitivos de una misma especie quedaron separados por el naciente océano Atlántico y evolucionaron de manera distinta bajo la influencia de un medio geográfico que cada vez se hacía más diferente. Esto, lógicamente explica el por qué de la presencia de la fauna bastante parecida a ambos lados del océano Atlántico: tigres y leones en África, jaguares y pumas en América; camellos y dromedarios en Eurasia, llamas y alpacas en América del Sur...

Estudios magnéticos de los fondos marinos permitieron conocer que en la extensa cordillera sumergida, situada de norte a sur, hacia la zona central del Atlántico se está creando una nueva corteza terrestre que empuja hacia ambos lados produciendo el constante ensanchamiento de este océano.

En los últimos años, con la utilización de rayos láser, emitidos por satélites artificiales se ha podido medir que este ensanchamiento gana un par de centímetros por año. Si se mantiene el crecimiento de la nueva corteza terrestre al ritmo que tiene actualmente, en los próximos mil años la voluminosa masa continental americana se alejará veinte metros de las costas del Viejo Mundo.” (1)

¿POR QUÉ NUESTRO CONTINENTE SE LLAMA AMÉRICA?

El mundo hallado por los europeos a fines del siglo XV no tenía un nombre aborigen para designar tan extenso territorio, desconocido en su totalidad por la más avanzada de las civilizaciones precolombinas.

Los españoles bautizaron estas tierras con el nombre de Indias, porque Colón pensó que había arribado a este país del Oriente. A partir de 1494 el español Pedro de Anglería comenzó a utilizar la expresión “Nuevo Mundo,” para identificar a este continente.

americo_vespucio1¿Por qué América y no Colombia? El nombre de América en homenaje al navegante de origen italiano Américo Vespucio, que en sus cartas y relatos, describió la naturaleza del continente recién “descubierto” y el aspecto y la vida de los indígenas. En 1507 un joven geógrafo de Lorena, Martín Waldseemüller, en su libro “Introducción a la Cosmografía”, introdujo el término de América para nombrar al Nuevo Mundo.

Los cartógrafos se demoraron algunos años para generalizar el nombre de América, lo cual ocurrió en el siglo XVII, cuando fue admitido universalmente para designar todo el continente occidental.

Se actuó o no con mala intención para opacar la gloria de Cristóbal Colón. El sabio alemán Alexander Von Humboldt, le llamó monumento a la injusticia de los hombres” (Bongcam, 1988).

 

 

El POBLAMIENTO DE AMÉRICA:

Cuándo llegaron y quiénes fueron los primeros pobladores del continente americano ha sido campo de discusión y conjeturas tan antiguo como la incorporación del continente a la geografía mundial, lo que ha dado lugar a diferentes interpretaciones. Son muchos aún los puntos oscuros, las hipótesis se apoyan en datos verificados por métodos científicos como en suposiciones y especulaciones.

En un inicio la tesis que más discusión generó fue si el hombre americano era autóctono o si llegó de otra parte del mundo. La teoría del origen autóctono fue defendida por el paleontólogo argentino Florentino Ameghino, cuando señaló que el foco original de la aparición del hombre era la América del Sur, la pampa argentina, de cuyo centro partieron las migraciones humanas que poblaron el mundo.

mapa1El método del carbono radioactivo (carbono 14) probó que los restos hallados por el sabio argentino eran menos antiguos que los encontrados en África y Asia. Por lo tanto, el hombre americano no es autóctono y arribó desde otro continente en sucesivas migraciones. Hoy es indiscutible que nuestros primeros padres provenían de Asia y que llegaron atravesando el estrecho de Bering.

América en su conjunto es un continente de poblamiento relativamente reciente. El hombre no aparece en el Nuevo Mundo antes del fin del Cuaternario, después del retroceso de los grandes glaciales, hace unos 40 000 a 20 000 años. Con respecto al tiempo, también las opiniones de los científicos están divididas. Se ofrecen diferentes datas en correspondencia con los estudios e investigaciones realizadas por los especialistas.

Los primeros hombres pasaron de Asia a América a través del estrecho de Bering. La anchura del estrecho no llega a los mil kilómetros y las islas Diómedes facilitan el cruce. Se pudo hacer en canoa o balsa del tipo más rudimentario. Se admite que lo hicieron a pie, porque como consecuencia de la última glaciación pleistocénica, el nivel de los océanos sufrió un gran descenso, de unos cien metros, por lo que el estrecho se convirtió en una ruta intercontinental.

Otro dato que apoya esa teoría, es que los restos humanos más antiguos fueron hallados en América del Norte; mientras que los restos encontrados en Suramérica son de data más reciente. Quiere esto decir, que los primeros pobladores se dispersaron de norte a sur.

Se considera que el sitio más antiguo es Tule Springs en el actual Estado de Nevada en los Estados Unidos, que marca una antigüedad de 22 000 años; lo cual ratifica que los testimonios más antiguos se hallan en Norteamérica, entre 15 000 y 7 000 años, en Sudamérica entre los 12 000 y 6 000 años.

Hipótesis sobre el origen asiático del hombre americano:

Teoría monoracial que encabezó el sabio de origen checo Alex Hrdlicka, basada en que el indio americano es un asiático. Esta impresión está determinad por un conjunto de caracteres exteriores: identidad de pigmentación de la piel y de los ojos, identidad de color y de forma de los cabellos, rareza de pilosidad en la cara, frecuencia del llamado ojo mongólico y de la proyección y ensanchamiento de los pómulos.

Paul Rivet y otros científicos cuestionaron esa teoría, puesto que la unidad racial no es tan evidente. Existen notables diferencias, lo cual dio lugar a las hipótesis polirraciales que explican el origen múltiple del hombre americano.

Las investigaciones de Rivet en la década del 40 del siglo pasado revelan que la población indígena de América fue el resultado de diversas inmigraciones en las que intervinieron 4 tipos raciales diferentes: una efectuada a través del estrecho de Bering (mongoles y esquimales) y otros a través del Pacífico (australoides y malayo-polinesios); evidencias basadas en pruebas antropológicas, etnográficas y lingüísticas.

En los años 50 del siglo pasado J. Birdsell teorizó que América se pobló gracias a una aportación dihíbrida a base de mongoles y amurianos o caucasoides arcaicos, procedentes del noreste asiático. Este autor fundamentó su hipótesis al encontrar rasgos amurianos en amerindios contemporáneos.

De acuerdo con los resultados de los trabajos antes mencionados, es muy posible que la población inicial de América haya sido de origen amuriano y que los siguientes grupos humanos fueron de carácter cada vez más mongoloide, todos provenientes de un mismo tronco, con lo cual se explican muchos de los problemas motivados por la presencia de elementos australoides y melanosoides en el Nuevo Mundo.

Hoy continúan las investigaciones sobre este apasionante tema, las interrogantes son las mismas:

  • ¿De dónde procede el hombre americano?
  • ¿Cuándo y cómo llegó a América?
  • ¿Arribaron hombres de culturas diferentes o las diferencias antropológicas y culturales que se observan hoy, se generaron en América como resultado de la evolución?

El DESIGUAL DESARROLLO DE LAS COMUNIDADES ABORÍGENES AMERICANAS.-

Al arribar los europeos a América hallaron sociedades en diversos estadios de desarrollo, la mayoría se encontraban en los diferentes períodos de la comunidad primitiva, otros grupos ya transitaban hacia la sociedad dividida en clases y las sociedades más avanzadas: mayas, aztecas e incas constituían Estados que explotaban a la comuna campesina, la cual tenía que pagar tributos en especie y en trabajo, como ocurría en las sociedades del Oriente antiguo.

Si seguimos un recorrido de norte a sur. En la América del Norte, en los actuales territorios de los Estados Unidos y Canadá, vivían aproximadamente 600 o más sociedades diferentes que nunca llegaron a formar Estados, todas se encontraban en diversos períodos de la Comunidad Primitiva. En el paleoindio se encontraban: los esquimales _ pobladores de la zona ártica _, los siux _ dueños de las praderas, expertos cazadores de bisontes _,

En el neoindio se encontraban los iroqueses y los algonquinos _ ya practicaban la agricultura, sin abandonar la caza y la pesca _.

La América Media, que comprende Yucatán, el sudeste de México y el istmo centroamericano, se conoce también como Mesoamérica, un corredor cultural. Aquí florecieron civilizaciones que alcanzaron un importante desarrollo en la agricultura, y transitaban hacia formas superiores de organización social y estatal, son los casos: de los olmecas _ cultura madre _, los zapotecas, los totonacas, los mixtecas, los teotihuacanos y los toltecas , entre otros. Los mayas y aztecas como dos sociedades que alcanzaron un imponente desarrollo económico, político y cultural.

En la América insular todos los grupos aborígenes se encontraban en la Comunidad Primitiva, los más avanzados practicaban una agricultura rudimentaria, como las tribus de origen arauaco, que poblaron estas islas, un ejemplo que los ilustra son los taínos de Cuba.

En Suramérica también es evidente el desarrollo desigual de las sociedades que poblaron ese territorio. Los pueblos del cono Sur eran cazadores, recolectores y pescadores, como los onas y puelches. Otros grupos ya practicaban la agricultura, sin abandonar la caza y la pesca, como los tupi – guaraníes, los arauacos y los caribes, entre otros. También se encontraban grupos que practicaron una agricultura más avanzada, con sociedades más organizadas como los chibchas en la actual Colombia. Por último en el área andina descolló la civilización incaica, la más desarrollada de la América indígena, heredera del bagaje cultural de esa región: chavín - cultura madre -, paracas, nazca, tiahuanaco – huari, entre otras.

Regresar a Temas de las asignaturas

Comentarios


Deja un comentario