Causas del fracaso de la Guerra Chiquita
Por Roberto Gómez Montano
Las causas que condujeron al  fracaso de la Guerra Chiquita constituyen un tema de especial importancia para entender la continuidad del proceso independentista cubano y la influencia que tuvo este momento de la lucha anticolonial en el proceso de preparación de la Guerra Necesaria.
2 carga-al-macheteA solo unos meses de terminada la Guerra Grande ya estaban los cubanos combatiendo nuevamente,  pero el país no estaba preparado para una nueva guerra dada  la escasez de armas y de recursos materiales; si a ello se le suma la falta de preparación de la población dada la ausencia de  un programa político capaz de motivarlos a incorporarse nuevamente a la lucha. A este análisisis debe agregarse el hecho de que permanecían sin resolver problemas que habían contribuido al fracaso de la Guerra Grande, y otros derivados de la forma en que se produjo la capitulación del Zanjón que precipitaron la crisis.
Nuevamente se manifestaron en las filas del independentismo dentro y fuera de la Isla las divergencias de criterios en cuanto a la organización y conducción de la lucha. En cuanto al liderazgo revolucionario es significativo el hecho de la ausencia de un mando centralizado con un plan único y que la labor de propaganda revolucionaria fue insuficiente para lograr el apoyo de amplios sectores en la búsqueda de la independencia, la abolición de la esclavitud, la solución de la precaria  situación económica y el establecimiento de una república democrática capaz de garantizar derechos e igualdad para los más desposeídos.
En este análisis de las causas que condujeron al fracaso de una guerra que aunque corta en el tiempo no fue tan “Chiquita” es imprescindible recordar que por diferentes motivos no se logró la incorporación de los principales jefes de la Guerra de los Diez Años que de estar presentes hubiesen podido movilizar y ejercer el mando en las diferentes regiones del país (Máximo Gómez, Antonio Maceo, Vicente García y Carlos Roloff) entre otros.
479px-Calixto GarcC3ADa IC3B1C3ADguez 1898Sin dudas uno de los problemas que más afectó al movimiento revolucionario fueron  los prejuicios raciales existentes aprovechados por  las autoridades coloniales, la prensa al servicio de España y el  Partido Autonomista se encargaron de propagar que el movimiento insurreccional tenía motivaciones racistas y que pretendía llevar  al establecimiento de una república negra.
A lo anteriormente señalado debe agregarse que la  dirección revolucionaria no estuvo en condiciones de contrarrestar esa propaganda mediante el esclarecimiento y persuasión. Una consecuencia derivada de lo anterior  fue el hecho “…de que el objetivo abolicionista no se planteara ni divulgara con suficiente claridad. Se debe remarcar, además, que en el Comité Revolucionario de Nueva York no participó ningún negro y que, aunque Maceo coordinó y subordinó su actuación a este órgano, no llegó a formar parte de él y desplegó sus actividades conspirativas en diferentes países del Caribe y no en Estados Unidos.”1
Por igual causa Calixto García dio un paso en falso al sustituir a Maceo por el brigadier Gregorio Benítez al frente  de  la expedición que conduciría a  los combatientes que se incorporarían a la lucha. Esta sustitución, supuestamente motivada por el afán de contrarrestar la propaganda desplegada por españoles y autonomistas, era discriminatoria y produjo un hondo malestar en las filas insurrectas
 Curiosamente los partidos políticos existentes actuaron de conjunto desde una posición contrarrevolucionaria para terjiversar  los móviles del independentismo y propiciar dudas  en la población mientras calumniaban a sus principales jefes.
La metrópoli española en el largo enfrentamiento de la Guerra del 68 había implementado un fuerte sistema de vigilancia y perfeccionado su aparato represivo mientras mantenía en la colonia un fuerte dispositivo militar. El espionaje español acechaba al independentismo dentro y fuera de la Isla dedicando grandes recursos a esta labor que en el caso de los Estados Unidos contó con el auxilio del gobierno norteamericano lo cual evidenciaba la tradicional hostilidad de las autoridades de este país a la causa cubana. Ante este asedio el independentismo no estaba suficientemente preparado  por lo cual muchas de sus figuras destacadas fueron apresadas y enviadas a prisión en España y África.
El análisis de las causas que condujeron al fracaso de esta guerra a finales de 1880 necesariamente debe estar acompañado de la adecuada valoración de su importancia histórica al que no debe ser ajena la comprensión del esfuerzo hecho por los cubanos para organizar y conducir el proceso revolucionario por causes democráticos, el planteamiento de la concepción de lucha armada que preveía  la realización de alzamientos simultáneos en varias regiones,  apoyados por desembarcos de expediciones organizadas en la emigración.
La Guerra Chiquita constituyó  una importante experiencia para la que se prepararía en 1895 bajo la guía de José Martí, quien tuvo en ella su fragua como conspirador y logra a partir de este momento destacarse como una figura indispensable del movimiento independentista.

Actividades
1- ¿Qué razones expone el autor de este trabajo para argumentar que al iniciarse la Guerra Chiquita el país no estaba suficientemente preparado?
2- ¿Cómo se manifestó en esta ocasión la falta de unidad dentro de las fuerzas revolucionarias?
3- ¿Por qué la decisión de Calixto García puede considerarse desafortunada?
4- Resume a partir de la información que recoge el tema y la que aparece en el libro de texto la actuación de las diferentes fuerzas contrarias al independentismo en el contexto de la Guerra Chiquita.
5-Estuvo en este instante la actuación de los círculos de poder norteamericanos en sintonía con su tradicional actitud hacia la causa cubana. Argumenta.
6- ¿Qué experiencias se derivaron de este momento de la lucha independentista?
7- Con relación a la figura de José Martí qué consecuencias trajo su participación en la organización de este levantamiento insurreccional?
[1] Historia Militar y de Cuba. Instituto de Historia. Volumen I. Ediciones Verde Olivo 2009
Regresar a Temas de la asignatura noveno y onceno
 
Compartir