La guerra que Martí llamó necesaria

¿Qué aprenderé?

Con este tema podrás valorar la labor realizada por José Martí al frente del Partido Revolucionario Cubano en la preparación de la nueva etapa de lucha así como la realizada por el patriota Juan Gualberto Gómez dentro de Cuba. Además podrás caracterizar al Manifiesto de montecristi como el programa de lucha para esta etapa

¿Qué debo saber?

Debes tener en cuenta que la etapa anterior de lucha había fracasado esencialmente por la falta de unidad dentro de las fuerzas independentistas por lo que la labor revolucionaria de José Martí estuvo encaminada a impedir que se repitieran los errores que condujeron al Pacto del Zanjón.

¿Para qué me sirve?

Para valorar la importancia de la conducción revolucionaria de José Martí durante la preparación de la Guerra del 95 y entender por las ideas centrales expuestas en el Manifiesto de Montecristi la esencia de los principios que guiaban la lucha independentista que desarrollaron desde el 24 de febrero de 1895. De los aspectos atenriores podrás concluir que estos principios son validos para otros momentos de la historia del pueblo cubano.

Tema

mambijineteLos cubanos que seguían pensando en ser libres, se preparaban secretamente para reiniciar la guerra en contra de España. Había que unir todas las fuerzas para enfrentar nuevamente a la Metrópoli. En esta tarea de aunar a todos los revolucionarios que deseaban que Cuba fuera libre y soberana, se destacó José Martí Pérez, que creó el Partido Revolucionario Cubano para organizar y preparar esa lucha.
La orden de alzamiento. Juan Gualberto Gómez
Ya en 1895, José Martí, al frente del Partido Revolucionario Cubano consideró que se podría comenzar nuevamente la guerra. Había que enviar la orden de alzamiento a todos los jefes revolucionarios. Algunos se encontraban fuera de Cuba, como Antonio y José Maceo, y Flor Crombet, en Costa Rica; Máximo Gómez en República Dominicana; y otros, como Juan Gualberto Gómez, en Cuba.
¿Quién era Juan Gualberto?
Este patriota había nacido el 12 de julio de 1854, en el ingenio Vellocino, en Matanzas. Hijo de esclavos, con gran esfuerzo y perseverancia en el estudio logró hacerse periodista. Desde muy joven, siempre estuvo dispuesto a luchar por la independencia de Cuba, por eso Juan Gualberto Gómez se destacó en la preparación de la Guerra Chiquita, en 1879. En esas labores conoció a Martí.
Como periodista y revolucionario, se incorporó a las actividades del Partido Revolucionario Cubano y fue designado su representante en la Isla. A él envió Martí la orden de alzamiento.

¿Cómo fue posible enviar la orden a Cuba, sin que fuera descubierta por los españoles?
La orden vino dentro de un tabaco, traído por un joven patriota cubano. El alzamiento debía producirse simultáneamente en la mayor cantidad de lugares posibles, el mismo día y en la segunda quincena de febrero de ese año 1895. De esta manera, se aseguraría la posibilidad de sorprender a los colonialistas españoles en distintos lugares y los obligaría a dispersar sus fuerzas, lo que favorecería a los cubanos.
Tan pronto recibió la orden, Juan Gualberto reunió a los demás jefes revolucionarios y acordaron que el alzamiento se produciría el 24 de febrero, por ser domingo de carnaval. Esto permitiría formar grupos de personas en las ciudades y campos, sin llamar la atención de las autoridades españolas.
Juan Gualberto envió un cable a Martí en el que decía Aceptados giros. Con estas palabras Martí supo que todo estaba listo y que pronto en nuestros campos resonaría nuevamente el grito de ¡Viva Cuba Libre!
alzamiento24PRINCIPALES ALZAMIENTOS DEL 24 DE FEBRERO DE 1895
Los alzamientos se produjeron con mayor fuerza en la zona oriental. La jefatura de esa región era compartida por dos probados veteranos de la Guerra de los Diez Años; en la región de Santiago de Cuba, Guantánamo y Baracoa, el mando correspondía a Guillermón Moncada y en la zona del Cauto, el oeste y el norte de la región, Bartolomé Masó era el jefe.
Con la astucia de los viejos revolucionarios, después de dar las órdenes precisas, Moncada abandonó Santiago de Cuba y amaneció el 24 de febrero en las estribaciones montañosas que rodean la ciudad, a pesar de que se encontraba gravemente enfermo. Así cumplía este patriota la palabra empeñada con sus compañeros.
Esa misma tarde, cumpliendo sus instrucciones, se dirigían: Quintín Bandera hacia San Luis, Alfonso Goulet hacia el Cobre y Victoriano Garzón rumbo a El Caney. En Guantánamo, lo secundaba Pedro A. (Periquito) Pérez, jefe del movimiento en la zona.
Bartolomé Masó también había abandonado en secreto, la población de Manzanillo, desde los días anteriores al 24 de febrero. Ese día, desde Bayate, proclamó el reinicio de la lucha por la independencia, en tanto lo secundaban Jesús Rabí y los hermanos Lora en Baire, lugar donde Saturnino Lora gritó en medio de la población que la guerra comenzaba de nuevo, hecho que se recuerda como el grito de Baire.
En occidente, la detención por los españoles del general Julio Sanguily, entre otros patriotas, impidió que se produjera un mayor número de alzamientos. Juan Gualberto Gómez y Antonio López Coloma se alzaron en Matanzas, pero aislados y sin apoyo, esa acción fue rápidamente sofocada, y detenidos estos patriotas.
El 24 de febrero de 1895, se reinició la lucha por la independencia de Cuba que, con tanto amor y sacrificio, habían ansiado y preparado nuestros patriotas durante varios años.
EL PARTIDO REVOLUCIONARIO CUBANO LANZA SU PROGRAMA DE LUCHA: MANIFIESTO DE MONTECRISTI
Después de enviar la orden de alzamiento, Martí aceleró los preparativos para incorporarse a la lucha en Cuba. Con ese propósito embarcó hacia la República Dominicana y en un pueblecito llamado Montecristi, se reunió con el General Máximo Gómez. Mientras trataba de resolver cómo viajar a Cuba, redactó con Gómez un documento en el que proclamaban al mundo, las causas por las que el pueblo cubano reiniciaba la lucha independentista.
En este documento, que se conoce como Manifiesto de Montecristi, se planteaba:
La revolución de independencia, iniciada en Yara después de preparación gloriosa y cruenta, ha entrado en un nuevo período de guerra...
También refiriéndose a los objetivos de la revolución señalaba: “La guerra no es contra el español que (...) podrá gozar respetado y aún amado, de la libertad...”
El pensamiento americanista y antirracista de los dirigentes de la revolución se concretaba en el Manifiesto de Montecristi, al expresar que la lucha por la liberación de Cuba sería “para bien de América y del mundo”; y condenar el temor injustificado a la raza negra: “Sólo los que odian al negro ven en el negro odio...”
Tarea
1. Martí denominó a la Guerra del 95 “la guerra necesaria”. ¿Por qué
puede considerarse así?
2. En un mapa de Cuba, localiza los lugares donde se produjeron alzamientos
el 24 de Febrero de 1895.


Conclusiones

En la tarea de aunar a todos los revolucionarios que deseaban que Cuba fuera libre y soberana, se destacó José Martí Pérez, que creó el Partido Revolucionario Cubano para organizar y preparar esa lucha. Los alzamientos se produjeron con mayor fuerza en la zona oriental. La jefatura de esa región era compartida por dos probados veteranos de la Guerra de los Diez Años. en un pueblecito llamado Montecristi, se reunió con el General Máximo Gómez. Mientras trataba de resolver cómo viajar a Cuba, redactó con Gómez un documento en el que proclamaban al mundo, las causas por las que el pueblo cubano reiniciaba la lucha independentista. Este documento se conoce como Manifiesto de Montecristi.

Comentarios


Deja un comentario