Autoras: M Sc. Regla Mercedes Galán González

M Sc. Ana María Pérez Cordero

Ideas esenciales:
Todos los objetivos del programa de Historia de Cuba en segundo ciclo se expresan en el término de habilidades. Con ellas el alumno podrá resolver con mayor facilidad las tareas docentes, así como de igual forma, apropiarse de nuevos conocimientos. Entre ellas, la habilidad de valorar adquiere gran importancia para el desarrollo de un aprendizaje desarrollador en los alumnos.

Colega, como ya conoces, la asignatura Historia de Cuba es considerada como una de las fundamentales dentro del programa de estudio de la Educación Primaria, pues posee un gran potencial político-ideológico para propiciar la formación de la personalidad comunista en los alumnos, que les viene dado por el estudio de las tradiciones patrióticas de nuestro pueblo, los valores de nuestras más relevantes personalidades y el antimperialismo, nacido por la actuación histórica del imperialismo yanqui hacia nuestro país. A partir de todos estos elementos, se pueden infundir en los alumnos sentimientos que despierten el amor a la Patria y a su propia historia.

Uno de los objetivos más generales de la enseñanza de la Historia de Cuba en el segundo ciclo es aspirar a que los alumnos conozcan los aspectos esenciales de la historia nacional y local y se sientan estimulados a profundizar en su estudio, desarrollando en ellos el potencial político-ideológico. La historia de la Patria es linda y los docentes debemos lograr que los alumnos se interesen por ella, que se motiven para estudiarla. Es aquí, en el segundo ciclo de la Educación Primaria, donde hay un campo ideal para desarrollar esos sentimientos.

Los docentes debemos tener la suficiente maestría pedagógica y crear para cada una de las clases una estrategia distinta que atraiga la atención de nuestros estudiantes, y por ende, su interés. La asignatura Historia de Cuba se debe impartir de forma amena, emotiva, creando una atmósfera agradable, vinculándola con la vida diaria, con la historia de su localidad, que es su mundo más cercano. Una clase de Historia puede ser realmente interesante cuando los alumnos participan de forma activa y no como oyentes pasivos. Se debe lograr en ella traer hasta los momentos actuales cada hecho histórico, cada figura histórica, considerando la vigencia que tienen y su significación; sin detrimento de tener en cuenta las circunstancias y época social en los que se desarrollaron.


Al estudiar la Historia de Cuba desde la formación de la Comunidad Primitiva hasta la Revolución en el poder, los alumnos comprenderán que el desarrollo social es un proceso integral, continuo y científico. El conocimiento de hechos y personalidades de nuestra Historia les posibilita ser en el futuro hombres más capaces, más dignos y revolucionarios.

Todos los objetivos del programa de Historia de Cuba en segundo ciclo se expresan en el término de habilidades. Con ellas el alumno podrá resolver con mayor facilidad las tareas docentes, así como de igual forma, apropiarse de nuevos conocimientos. Además, trabajar independientemente, desarrollar la creatividad y determinar sus fines de trabajo; lo que contribuye a la solidez de los contenidos que recibe y lograr en ellos objetivos instructivos y educativos.

Por tanto, LAS HABILIDADES son un sistema de acciones y operaciones, tanto mentales como prácticas, que tienen como base los conocimientos y hábitos que les permiten a los alumnos la realización exitosa de las actividades de su vida.

Las habilidades se forman en el mismo proceso de la actividad en la que el alumno hace suya la información, adquiere conocimientos. En estrecha relación con los hechos, conocimientos y experiencias, se debe garantizar que los alumnos asimilen las formas de elaboración, los modos de actuar, las técnicas para aprender, las formas de razonar, de modo que con el conocimiento se logre también la formación y el desarrollo de las habilidades, fundamentalmente las que determinan capacidades cognoscitivas.


ETAPAS EN LA FORMACIÓN DE UNA HABILIDAD

I. Formación de la habilidad: Adquisición consciente de los modos de actuar, bajo la dirección del maestro el alumno recibe la orientación adecuada sobre la forma de proceder. Esta etapa es fundamental para garantizar la correcta formación de la habilidad.

II. Desarrollo de la habilidad: Una vez adquiridos los modos de acción, se inicia el proceso de ejercitación, es decir, de uso de la habilidad recién formada en la cantidad necesaria y con una frecuencia adecuada. Cuando se garantiza la suficiente ejercitación decimos que la habilidad se desarrolla; son indicadores de un buen desarrollo: la rapidez y corrección con la que la acción se ejecute.

El medio televisivo constituye una vía de apoyo para el desarrollo de las diferentes habilidades, pues brinda procedimientos a los docentes para formarlas y desarrollarlas; y a los alumnos, de cierta manera, por medio de variadas actividades, los ayuda a ejercitarlas. Específicamente en la asignatura Historia de Cuba, el uso de la imagen en televisión, tiene un alto valor didáctico y cognitivo pues le hace llegar a los estudiantes de forma directa la demostración o reconstrucción de los hechos y acontecimientos históricos; así como también le da a conocer relevantes figuras, protagonistas de importantes epopeyas que conforman la historia de nuestra Patria.

En 5to y 6to grados, en esta asignatura, se forman y desarrollan habilidades que también son aplicables al resto de las materias que se estudian. Entre ellas se pueden mencionar las siguientes:

· Narrar y relatar

· Describir

· Valorar

· Ejemplificar

· Comparar

· Identificar

· Argumentar

· Caracterizar

· Ordenar cronológicamente

· Interpretar esquemas

· Trabajar con fragmentos de documentos históricos

· Trabajar con el libro de texto, Cuaderno de Actividades, mapas y gráficas del tiempo

Resulta oportuno destacar que la Historia de Cuba como emisión o programa televisivo tiene en su concepción un carácter más bien narrativo y fáctico, pues con el apoyo de imágenes contribuye a ilustrar los diferentes hechos que los docentes trabajan en el aula y que no tienen la posibilidad de graficar.


Asimilar los contenidos de Historia no significa solamente comprenderlos, recordarlos y saber reproducirlos, sino también establecer el desarrollo del fenómeno, relacionarlo con otros hechos, saber buscar la vinculación causa-consecuencia, así como saber emitir un criterio o juicio acerca de su importancia o significación histórica. En estos aspectos mucho influye la formación y desarrollo de la habilidad de VALORAR.
mascota-9

¿Qué es hacer una valoración?

VALORACIÓN:

Es la opinión, criterio o juicio que formulamos sobre algo o alguien a partir de los hechos o la conducta demostrada en una actuación, teniendo en cuenta las normas y valores sociales correctos.

Generalmente cuando los alumnos valoran a una figura histórica, solo se limitan a expresar cómo era esa persona y lo que hizo, sin llegar a emitir su propio criterio acerca de su actuación y la relevancia que tuvo la misma para el desarrollo histórico social en que vivió. Asimismo sucede cuando lo que deben valorar es un hecho histórico; los alumnos relatan íntegramente el hecho en cuestión y no son capaces de formular un juicio u opinión mediante el cual valoren la importancia o significación histórica de dicho hecho.


La habilidad de valorar transita por cuatro momentos fundamentales:

. Caracterizar el objeto de valoración


. Establecer los criterios de valoración (valores)

. Comparar el objeto con los criterios de valores establecidos


. Elaborar los juicios de valor acerca del objeto



Pero en esencia ¿cómo se pueden trabajar de forma factible esos aspectos con los alumnos cuando deban valorar específicamente a una figura histórica?...Una vía eficaz podría ser por medio de interrogantes que contengan esos 4 momentos y los lleven a hacer dicha valoración. Vamos a ejemplificar algunas de ellas.

Para valorar figuras históricas

. ¿Sobre quién o quiénes vamos a opinar?

. ¿En qué circunstancias históricas, sociales, humanas, etc. se desarrolla la figura histórica?

. ¿Cuál fue su comportamiento?

. ¿Qué cualidades demostró con su actuación?

. ¿Cómo fue su actitud en comparación con los patrones y valores que consideramos correctos? (Esto contribuye a evitar las muletillas de los alumnos al decir siempre que el personaje “fue valiente, decidido, audaz”)

. ¿Qué juicio u opinión podemos expresar acerca de la figura histórica? Es importante hacerles ver a los alumnos que aunque este aspecto aparece al final, no necesariamente debe estar en este lugar cuando construyan sus valoraciones pues pueden ir exponiendo su opinión en la medida en que caractericen a la figura histórica.


Recuerda, docente, la habilidad de valorar es aplicable a la mayoría, por no decir todas, las materias que se estudian en el ciclo. Constantemente los alumnos valoran no solo hechos históricos, sino la actuación de personajes e incluso situaciones de la vida cotidiana. Es por eso que, precisamente, debemos guiarlos para que sus valoraciones, tanto orales como escritas, sean cada vez más enriquecedoras y creativas.


“Enseñar a trabajar es la tarea del maestro. A trabajar con las manos, con los oídos, con los ojos y después, y sobre todo, con la inteligencia”

Enrique José Varona

Comentarios


Deja un comentario