elpidiopoliciaSeguramente habrás tenido oportunidad de observar los animados cubanos Elpidio Valdés contra la policía de Nueva York y Elpidio Valdés contra Dollar y Cañón. En ellos se refleja de forma divertida y veraz un momento importante de nuestra historia caracterizado por las acciones inamistosas del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba y su pueblo.
¿Qué acciones emprendieron los Estados Unidos en el momento en que los cubanos estaban derrotando a los españoles?
¿Cómo reflejaron los pasos dados por su gobierno la hostilidad hacia la causa cubana?
¿Qué mecanismo impusieron para garantizar su dominación sobre la Isla?
Estas preguntas y otras que seguramente te hayas hecho al estudiar en clase con tu maestra o maestro el proceso histórico cubano a finales del siglo XIX, tienen en el tema que sometemos a tu consideración la información necesaria para responderlas.
Después de leer el tema debes volver a consultar tus notas de clase y leer los contenidos relacionados con este tema que aparecen en tu libro de texto para realizar las actividades con él vinculadas.

La intervención norteamericana

Por Ileana Díaz y Roberto Gómez

Al iniciarse el año 1898 la victoria se inclinaba hacia el lado cubano. Es en esta situación, y cuando ya era claro que España tenía perdida la guerra, los norteamericanos deciden intervenir en la misma y frustrar de esta forma la independencia. En Estados Unidos se desata una campaña de prensa de los círculos guerreristas, que encuentran su bandera en la explosión del acorazado Maine en la bahía de La Habana, donde perecen 266 de sus tripulantes. Este buque había sido enviado para con el pretexto de proteger vidas y haciendas norteamericanas y aunque las causas del siniestro no pudieran ser aclaradas, el hecho sirvió de pretexto para que el Congreso Norteamericano dictara una resolución conjunta el 20 de abril de 1898, en la que reconocía que “el pueblo de Cuba –es y de derecho debe ser libre e independiente”, pero sin reconocer la beligerancia del pueblo cubano, facultaba a su vez al Presidente para tomar las medidas pertinentes con el objeto de pacificar la Isla. Sobre esta base, el gobierno norteamericano declaró la guerra a España.


Al iniciarse las acciones tras el desembarco norteamericano el Ejército Libertador llevaría el peso de las acciones.
Durante el mes de julio, en una operación combinada con tropas mambisas, fuerzas norteamericanas ocuparon Santiago de Cuba. También fueron derrotados los españoles en Filipinas y Puerto Rico a principios del mes de agosto.

{flv}intervenc{/flv}

Si no puede visualizar este video, debe instalar el Flash Player.

Una vez tomada la ciudad los norteamericanos no comunicaron oficialmente a Calixto García los detalles de la capitulación española mientras si recibía una comunicación que prohibía a sus tropas la entrada en Santiago de Cuba.

Lo indignante era que supuestamente el motivo era el de evitar que los cubanos tomasen represalias contra los españoles prisioneros en Santiago.

La carta de Calixto a Shafter constituye una digna respuesta a la actitud del mando norteamericano de ignorar a los cubanos, un rechazo a la calumnia y a la infamia que se pretendía echar sobre los mambises, para esconder otros fines aún más perversos.

El 12 de agosto fue firmado un Protocolo de Paz mediante el cual se ponía fin a las actividades bélicas y el 10 de diciembre de 1898, después de dos meses de negociaciones se firmó el Tratado de París que en su articulado, entre otras cosas, establecía: España renuncia todo derecho de soberanía y propiedad sobre Cuba. España cede a los Estados Unidos la isla de Puerto Rico y las demás que están ahora bajo su soberanía.

En las negociaciones de París no estuvieron representados los cubanos, así como tampoco participaron en el Tratado de Paz entre los EUA. y España. Esto se debió a que los Estados Unidos en su objetivo de apoderarse de Cuba tuvieron buen cuidado de redactar en la Resolución Conjunta del Congreso “Que el pueblo de Cuba es y de derecho debe ser libre e independiente”, pero no reconocieron al Gobierno de la República en Armas, ni a las autoridades cubanas designadas por ese Gobierno insurreccional.

El 1 de enero de 1899 se inició la administración norteamericana de la Isla, mediante un gobierno de ocupación militar. A su amparo se crearon los instrumentos del orden neocolonial. El aparato administrativo creado por el Gobierno Interventor tuvo la preocupación de dar cabida a los elementos colaboracionistas pertenecientes a la burguesía cubana o francamente anexionistas. Y, desde luego, el Gobierno interventor no vaciló en buscar el apoyo de los españoles o pro-españoles que se habían quedado en la Isla en virtud del Tratado de París que los amparaban en su propiedad. Fue así como

para la Secretaría de Industrias, Agricultura, Comercios y Obras Públicas, fue designado un abierto enemigo de la independencia de Cuba, a pesar de las protestas populares.

Un primer paso de la ocupación fue desarmar al pueblo cubano, disolviendo a

su Ejército Libertador. Fracasadas las medidas administrativas, ante la resistencia de los mambises, los norteamericanos se aprovecharon de las fisuras existentes entre la samblea de Representantes de la Revolución Cubana y el General en Jefe del Ejército, Máximo Gómez.

Durante la ocupación por medio del divisionismo fomentado por las autoridades norteamericanas, se consumó el desmontaje del independentismo cubano al perder nuestro pueblo a sus legítimos representantes.

El imperialismo había logrado sus objetivos de privar al pueblo cubano de sus legítimos representantes al conseguir enfrentar a Máximo Gómez con la Asamblea del Cerro y disolver el Ejército Libertador, pero el sentimiento de independencia y patriotismo no le iba a hacer las cosas tan fáciles.

Huelgas en los puertos de Cárdenas y La Habana y los iniciales intentos organizativos del movimiento obrero en busca de mejoras salariales y condiciones de vida, de los cuales el Partido Socialista Cubano, fundado por Diego Vicente Tejera fueron ejemplos, pondrían en tensión al Gobierno de Ocupación. El enfrentamiento a la dominación yanqui en Cuba apenas comenzaba.

El establecimiento de una república cubana debía cumplir primeramente el requisito de la elaboración y aprobación de una Constitución, tarea de la cual se encargaron los delegados a la Asamblea Constituyente de 1901. Mientras lo hacían, fueron instruidos por el Gobernador norteamericano Leonardo Word para que dejaran recogida en la futura Constitución el tipo de relaciones que deberían existir entre Cuba y su poderoso vecino. La negativa de los cubanos a cumplir con esta parte del encargo desembocó en la imposición de un mecanismo político de dominación imperialista como condición para la retirada de las tropas y el surgimiento de la República: la Enmienda Platt al imponerse como anexo a la Constitución Cubana de 1901 y recoger el derecho a la intervención, desconocer la soberanía cubana sobre la Isla de Pinos y establecer la venta o arrendamiento de territorio cubano para estaciones navales o carboneras, la enmienda actuó durante tres décadas como espada sobre la República dando lugar a gobiernos sometidos al imperialismo.

Regresar a Temas de la asignatura

Comentarios


Deja un comentario