presidentes_1925El siguiente tema desarrolla los contenidos relacionados con la instauración de la República Neocolonial a partir del 20 de mayo de 1902, la segunda ocupación norteamericana de la Isla y los gobiernos que transcurren hasta 1925. Por otra parte continúa el estudio de la aplicación de mecanismos de dominación imperialista, así como, la injerencia de los Estados Unidos en los asuntos de Cuba.
• ¿Qué caracteríticas tuvieron los gobiernos de la república surgida en Cuba el 20 de mayo de 1902?
¿Cuáles fueron los mecanismos de dominación aplicados por los Estados Unidos para garantizar su control sobre Cuba y qué consecuencias trajeron para la república que acababa de nacer?
Estas y otras preguntas pueden ser respondidas a partir del estudio del tema y los contenidos con él relacionados. Con posterioridad a su lectura puedes ejecutar las actividades de aprendizaje que a continuación te recomendamos.

estrada_palmaEl gobierno de Tomás Estrada Palma1

La principal tarea de Estrada Palma impuesto tras manejos fraudulentos fue formalizar los tratados derivados del apéndice constitucional. El 22 de mayo de 1903, delegados plenipotenciarios de ambos gobiernos firmaron el “Tratado Permanente determinando las relaciones entre la república de Cuba y los EE.UU.”, donde se incluían los sietes primeros artículos de la Enmienda Platt, y un octavo referente a la concertación del propio tratado, llamado a ser la “base legal” para la firma de los demás.
Con anterioridad, fue firmado el “Convenio de 16-23 de febrero de1903, entre la República de Cuba y los EUA para arrendar a los EEUU (bajo las condiciones que habrán de conveniarse por los dos gobiernos) tierras en Cuba para estaciones carboneras y navales”, preámbulo para la adopción del 2 de julio de 1903, mediante el cual se reglamenta el arrendamiento.

Con respecto al convenio de 16-23 de febrero de ese año, es preciso destacar que gracias a los esfuerzos diplomáticos de cubanos independentistas se logró que los territorios para bases no fueran vendidos o concedidos, sino arrendados, y que La Habana no figurara como territorio para ello, pues de los cuatros enclaves pretendidos ( Nipe, Cienfuegos, Guantánamo y Bahía Honda), solo se acordaron las dos últimas, más tarde limitada únicamente a Guantánamo, así como que EEUU ejercerían jurisdicción sobre ellas mientras la ocupasen, pero la soberanía correspondía a Cuba.
En esos documentos, incluido el Tratado de Relaciones de 1934 se ha ignorado la temporalidad del arriendo, lo cual constituye un absurdo jurídico al no reconocer el derecho del propietario de algo arrendado a recobrarlo en determinados momento.

El artículo I del acuerdo de 16-23 de febrero de 1903 establecía:
“La República de Cuba arrienda por el presente a los EEUU por el tiempo que las necesitaren y para el objeto de establecer en ellas estaciones carboneras y navales, las extensiones de tierra y agua situadas en las Isla de Cuba...”.
Mientras en el III del tratado de 1934 se señalaba:
“En tanto las dos partes contratantes no se pongan de acuerdo para la modificación o abrogación de las necesitaren y para el objeto de establecer en ellas estaciones carboneras y navales, las extensiones de tierra y agua situadas en las Isla de Cuba...”.Mientras en el III del tratado de 1934 se señalaba:

“En tanto las dos partes contratantes no se pongan de acuerdo para la modificación o abrogación de las estipulaciones del convenio firmado por el presidente de la República de Cuba el 16 de febrero de 1903, y por el presidente de los EUA el 23 del mismo mes y año,... seguirán en vigor las estipulaciones en cuanto a la estación naval de Guantánamo”.

{flv}gobestrada{/flv}

Si no puede visualizar este video, debe instalar el Flash Player.


A esto se le sumaba la letra del Tratado Permanente del 22 de mayo de 1903, en esencia contenida en la Enmienda Platt. Nada hay más contradictorio entre si que los artículos I y VII, cuya comparación no dejas dudas de Cuba eran considerada por los EE.UU. como una propiedad.

RecordatorioRecordatorio

El precio del arrendamiento en dos mil pesos en moneda de oro –en la actualidad 4085 dólares anuales; por una elemental cuestión de principios, desde 1959 la Revolución no ha hecho efectivo los cheques y se coleccionan para exhibirlos en el Museo de la base naval cuando se nos devuelva.

El 11 de diciembre de 1902, los plenipotenciarios de ambos países habían sancionado el “Tratado de reciprocidad comercial entre Cuba y los EEUU” que, ratificado y aprobado en las distintas instancias, comenzó a regir el 27 de diciembre de 1903.
El Tratado de Reciprocidad comercial fue otro instrumento para la consumación del dominio económico imperialista, cuyas primeras manifestaciones se expresan desde del siglo XIX. Entre la ultima década de éste y principios del siguiente, EEUU se convirtió en la verdadera metrópoli económica de Cuba, con inversiones millonarias y el control monopólico de su industria azucarera. tratadoreciprocidad

Este tratado de “Reciprocidad Comercial” consistía en lo siguiente:

1-Los productos que hasta el momento del tratado entraban libre de derecho en EE.UU. y en Cuba y, además fuesen de producción de esas naciones, continuaran disfrutando de esa libertad.

2- Una serie de productos cubanos fijados en una lista especial disfrutarían al ser importado por EE.UU de una tarifa preferencial, 20% menor que la aplicada a artículos similares procedentes de otros países.

3-Los artículos norteamericanos estipulados en lista disfrutarían al ser importados por Cuba de tarifas preferenciales que oscilarían entre un 25 y un 40%.
4-Los aranceles podrían ser alterados, aumentándolos, pero manteniendo siempre el margen preferencial.

5-Los márgenes preferenciales estipulados en este tratado no se pueden extender a ningún otro país, porque constituirían un tratamiento especial, completamente diferente de los que se conocen en la mecánica tradicional de los tratados como cláusula de la nación más favorecida.

El tratado de “Reciprocidad Comercial” trajo como consecuencia el mecanismo total de la economía cubana resultaba adoptado a las necesidades del imperialismo norteamericano: el monocultivo azucarero, el latifundio, la falta de desarrollo y de diversificación de una industria de agricultura nacionales y de un mercado interno serían solamente manifestaciones de este fenómeno central. Los industriales norteamericanos gracias a los aranceles preferenciales concedidos a sus productos, desplazaban los productos europeos ( ingleses, francés, alemanes) del mercado cubano, sobre el cual ejercían un control monopólico y, además impedían el desarrollo de una industria nacional que pudiesen competir con sus productos al no existir barreras proteccionistas. Los intereses monopolistas norteamericanos que tenían inversiones en el azúcar cubano podrían exportar a EE.UU. este producto sin padecer los aranceles que protegían el azúcar de los productores estadounidenses y con ventajas considerables sobre otros suministradores internacionales de azúcar al mercado norteamericano.

inversiones_1895-1906El gráfico muestra el monto de las inversiones de capital norteamericano desde mediados del siglo XIX hasta 1906, año en que se produce la segunda ocupación. Obsérvese como la suma de las cantidades correspondientes al período que abarcan los años 1898 a 1906 duplican lo invertido en toda la etapa anterior, lo cual refleja el incremento acelerado del control de nuestra riqueza por parte de los Estados Unidos.

El tratado de “Reciprocidad Comercial” trajo como consecuencia el mecanismo total de la economía cubana resultaba adoptado a las necesidades del imperialismo norteamericano: el monocultivo azucarero, el latifundio, la falta de desarrollo y de diversificación de una industria de agricultura nacionales y de un mercado interno serían solamente manifestaciones de este fenómeno central. Los industriales norteamericanos gracias a los aranceles preferenciales concedidos a sus productos, desplazaban los productos europeos ( ingleses, francés, alemanes) del mercado cubano, sobre el cual ejercían un control monopólico y, además impedían el desarrollo de una industria nacional que pudiesen competir con sus productos al no existir barreras proteccionistas. Los intereses monopolistas norteamericanos que tenían inversiones en el azúcar cubano podrían exportar a EE.UU. este producto sin padecer los aranceles que protegían el azúcar de los productores estadounidenses y con ventajas considerables sobre otros suministradores internacionales de azúcar al mercado norteamericano.

Leer más


1(Tomado del trabajo “Diferendo Estados Unidos – Cuba publicado en el sitio Web del Departamento de Preparación para la Defensa)

Comentarios


Deja un comentario