Martí y Santa Clara
Juan Manuel Fernández Triana, Director de la Biblioteca Manuel García Garófalo, Santa Clara
A lo largo de los años, el pueblo de Cuba ha sabido rendir, en reiteradas ocasiones, el tributo “Ad Perpetuam” a quien es orgullo de la Historia Nacional, al Héroe de todos los tiempos, al más universal de los cubanos, José Julián Martí Pérez, (La Habana, 28 de enero de 1853 – Dos Ríos, Santiago de Cuba, 19 de mayo de 1895).
La ciudad de Santa Clara tierra fecunda de personalidades y patriotas ilustres, en reiteradas oportunidades ha vuelto su mirada al legado inagotable de Martí como savia para la formación de las nuevas generaciones, para inculcar a todos los cubanos los buenos valores que nos sirvan para edificar una mejor nación.
jose martiEn vida, el Apóstol mantuvo numerosos encuentros epistolares con santaclareños ilustrísimos, como es el caso del General Ramón Leocadio Bonachea y de Carolina Rodríguez Suárez, a quien él bautizó con el nombre de “La Patriota”. Y los santaclareños supieron prepararse para la Guerra Necesaria, impulsados, principalmente, por todo el movimiento independentista que Martí sembró en los cubanos.
Al término de la Guerra, y una vez que se instauró la República, cuando se construyó el Palacio del Gobierno Provincial, en el salón de celebraciones, hoy Sala Caturla de Conciertos, se ubicó un busto de bronce de Martí, que inauguró una colección de varios próceres de las gestas independentistas que se colocaron en diversas áreas del inmueble gubernamental. Luego, cuando en la sesión del Consejo Provincial del 10 de febrero de 1925, fue destinado una parte del edificio a Biblioteca, ésta fue bautizada con el nombre de “Biblioteca Pública Martí”.
El 19 de abril de 1905 el Ayuntamiento decidió nombrar la calle de Santa Rosalía, antigua Tahonas o Matanzas, “Martí”, y de igual forma el 8 de septiembre de 1922 el mismo Ayuntamiento rectificó el nombre de la calle Martí por el de Calle de José Martí.
En los trabajos de remodelación que sufrió el Parque Vidal, donde fue demolida la ínclita Parroquial Mayor, obra del ilustre patricio el P. Juan Martín de Conyedo y Rodríguez, en uno de los jardines se colocó sobre un pedestal un busto de bronce dedicado al Apóstol, ese mismo, sirvió de modelo al que en 1944 se colocó en el jardín de la Logia Progreso.
El año de 1953, dedicado al Centenario del natalicio del gran cubano, se emprendió la obra de más renombre erigida a su memoria. En el Parque de los Mártires y obra del artista Alfredo Gómez, se construyó un monumento con valor arquitectónico y artístico, concebido como Rincón Martiano, centro de los principales homenajes que los santaclareños hemos rendido al Apóstol, movidos por los ideales patrióticos. Asimismo en los terrenos del Campo Sport, del antiguo Instituto de Segunda Enseñanza, se erigió entre unas palmas, un Rincón, más modesto que el del Parque de los Mártires, pero concebido como lugar de peregrinación de los estudiantes.
Por tanto, cuando nuevamente se reordenó el Parque Vidal, aquel busto de Martí se trasladó al centro del Parque Zoológico “Camilo Cienfuegos”, guardándose de esa forma, en un sitio adecuado, donde muchos niños lo visitan y le rinden homenaje.
El recuerdo por Martí está vigente de diversas formas en la ciudad de Santa Clara, numerosos bustos presiden nuestras escuelas y centros laborales, su obra es motivo de inspiración y confrontación intelectual.
El Parque Vidal, por su parte, guarda otros Monumentos, y de esa forma, todos los que están en los diversos lugares de la ciudad, evocan el sentimiento de gratitud y de compromiso histórico que nos esforzamos por mantener los santaclareños.
Regresar a Temas de noveno

Comentarios


Deja un comentario