Mayas, Aztecas e Incas

Mayas, Aztecas e Incas

¿POR QUÉ NUESTRO CONTINENTE SE LLAMA AMÉRICA?

El mundo hallado por los europeos a fines del siglo XV no tenía un nombre aborigen para designar tan extenso territorio, desconocido en su totalidad por la más avanzada de las civilizaciones precolombinas.

Los españoles bautizaron estas tierras con el nombre de Indias, porque Colón pensó que había arribado a este país del Oriente. A partir de 1494 el español Pedro de Anglería comenzó a utilizar la expresión “Nuevo Mundo,” para identificar a este continente.

¿Por qué América y no Colombia?

El nombre de América en homenaje al navegante de origen italiano Américo Vespucio, que en sus cartas y relatos, describió la naturaleza del continente recién “descubierto” y el aspecto y la vida de los indígenas. En 1507 un joven geógrafo de Lorena, Martín Waldseemüller, en su libro “Introducción a la Cosmografía”, introdujo el término de América para nombrar al Nuevo Mundo. Los cartógrafos se demoraron algunos años para generalizar el nombre de América, lo cual ocurrió en el siglo XVII, cuando fue admitido universalmente para designar todo el continente occidental.

Se actuó o no con mala intención para opacar la gloria de Cristóbal Colón. El sabio alemán Alexander Von Humboldt, le llamó monumento a la injusticia de los hombres” (Bongcam, 1988).

El POBLAMIENTO DE AMÉRICA:

Cuándo llegaron y quiénes fueron los primeros pobladores del continente americano ha sido campo de discusión y conjeturas tan antiguo como la incorporación del continente a la geografía mundial, lo que ha dado lugar a diferentes interpretaciones. Son muchos aún los puntos oscuros, las hipótesis se apoyan en datos verificados por métodos científicos como en suposiciones y especulaciones.

En un inicio la tesis que más discusión generó fue si el hombre americano era autóctono o si llegó de otra parte del mundo. La teoría del origen autóctono fue defendida por el paleontólogo argentino Florentino Ameghino, cuando señaló que el foco original de la aparición del hombre era la América del Sur, la pampa argentina, de cuyo centro partieron las migraciones humanas que poblaron el mundo.

El método del carbono radioactivo (carbono 14) probó que los restos hallados por el sabio argentino eran menos antiguos que los encontrados en África y Asia. Por lo tanto, el hombre americano no es autóctono y arribó desde otro continente en sucesivas migraciones. Hoy es indiscutible que nuestros primeros padres provenían de Asia y que llegaron atravesando el estrecho de Bering.

América en su conjunto es un continente de poblamiento relativamente reciente. El hombre no aparece en el Nuevo Mundo antes del fin del Cuaternario, después del retroceso de los grandes glaciales, hace unos 40 000 a 20 000 años. Con respecto al tiempo, también las opiniones de los científicos están divididas. Se ofrecen diferentes datas en correspondencia con los estudios e investigaciones realizadas por los especialistas.Los primeros hombres pasaron de Asia a América a través del estrecho de Bering.

La anchura del estrecho no llega a los mil kilómetros y las islas Diómedes facilitan el cruce. Se pudo hacer en canoa o balsa del tipo más rudimentario. Se admite que lo hicieron a pie, porque como consecuencia de la última glaciación pleistocénica, el nivel de los océanos sufrió un gran descenso, de unos cien metros, por lo que el estrecho se convirtió en una ruta intercontinental. Otro dato que apoya esa teoría es que los restos humanos más antiguos fueron hallados en América del Norte; mientras que los restos encontrados en Suramérica son de data más reciente. Quiere esto decir que los primeros pobladores se dispersaron de norte a sur. Se considera que el sitio más antiguo es Tule Springs en el actual Estado de Nevada en los Estados Unidos, que marca una antigüedad de 22 000 años; lo cual ratifica que los testimonios más antiguos se hallan en Norteamérica, entre 15 000 y 7 000 años, en Sudamérica entre los 12 000 y 6 000 años.

Hipótesis sobre el origen asiático del hombre americano: Teoría monoracial que encabezó el sabio de origen checo Alex Hrdlicka, basada en que el indio americano es un asiático. Esta impresión está determinada por un conjunto de caracteres exteriores: identidad de pigmentación de la piel y de los ojos, identidad de color y de forma de los cabellos, rareza de pilosidad en la cara, frecuencia del llamado ojo mongólico y de la proyección y ensanchamiento de los pómulos. Paul Rivet y otros científicos cuestionaron esa teoría, puesto que la unidad racial no es tan evidente. Existen notables diferencias, lo cual dio lugar a las hipótesis polirraciales que explican el origen múltiple del hombre americano. Las investigaciones de Rivet en la década del 40 del siglo pasado revelan que la población indígena de América fue el resultado de diversas inmigraciones en las que intervinieron 4 tipos raciales diferentes: una efectuada a través del estrecho de Bering (mongoles y esquimales) y otros a través del Pacífico (australoides y malayo-polinesios); evidencias basadas en pruebas antropológicas, etnográficas y lingüísticas.

En los años 50 del siglo pasado J. Birdsell teorizó que América se pobló gracias a una aportación dihíbrida a base de mongoles y amurianos o caucasoides arcaicos, procedentes del noreste asiático. Este autor fundamentó su hipótesis al encontrar rasgos amurianos en amerindios contemporáneos. De acuerdo con los resultados de los trabajos antes mencionados es muy posible que la población inicial de América haya sido de origen amuriano y que los siguientes grupos humanos fueron de carácter cada vez más mongoloide, todos provenientes de un mismo tronco, con lo cual se explican muchos de los problemas motivados por la presencia de elementos australoides y melanosoides en el Nuevo Mundo. Hoy continúan las investigaciones sobre este apasionante tema, las interrogantes son las mismas: ¿De dónde procede el hombre americano? ¿Cuándo y cómo llegó a América? ¿Arribaron hombres de culturas diferentes o las diferencias antropológicas y culturales que se observan hoy, se generaron en América como resultado de la evolución?

Al arribar los europeos a América hallaron sociedades en diversos estadios de desarrollo, la mayoría se encontraban en los diferentes períodos de la comunidad primitiva, otros grupos ya transitaban hacia la sociedad dividida en clases y las sociedades más avanzadas: mayas, aztecas e incas constituían Estados que explotaban a la comuna campesina, la cual tenía que pagar tributos en especie y en trabajo, como ocurría en las sociedades del Oriente antiguo.

Si seguimos un recorrido de norte a sur, en la América del Norte, en los actuales territorios de los Estados Unidos y Canadá, vivían aproximadamente 600 o más sociedades diferentes que nunca llegaron a formar Estados; todas se encontraban en diversos períodos de la Comunidad Primitiva. En el paleoindio se encontraban: los esquimales _ pobladores de la zona ártica , los siux , dueños de las praderas, expertos cazadores de bisontes .

En el neoindio se encontraban los iroqueses y los algonquinos ya practicaban la agricultura, sin abandonar la caza y la pesca . La América Media, que comprende Yucatán, el sudeste de México y el istmo centroamericano, se conoce también como Mesoamérica, un corredor cultural. Aquí florecieron civilizaciones que alcanzaron un importante desarrollo en la agricultura, y transitaban hacia formas superiores de organización social y estatal, son los casos: de los olmecas (cultura madre , los zapotecas, los totonacas, los mixtecas, los teotihuacanos y los toltecas , entre otros. Los mayas y aztecas como dos sociedades que alcanzaron un imponente desarrollo económico, político y cultural.

En la América insular todos los grupos aborígenes se encontraban en la Comunidad Primitiva, los más avanzados practicaban una agricultura rudimentaria, como las tribus de origen arauaco, que poblaron estas islas, un ejemplo que los ilustra son los taínos de Cuba.

En Suramérica también es evidente el desarrollo desigual de las sociedades que poblaron ese territorio. Los pueblos del cono Sur eran cazadores, recolectores y pescadores, como los onas y puelches. Otros grupos ya practicaban la agricultura, sin abandonar la caza y la pesca, como los tupi ,guaraníes, los arauacos y los caribes, entre otros. También se encontraban grupos que practicaron una agricultura más avanzada, con sociedades más organizadas como los chibchas en la actual Colombia. Por último en el área andina descolló la civilización incaica, la más desarrollada de la América indígena, heredera del bagaje cultural de esa región: chavín (cultura madre ), paracas, nazca, tiahuanaco – huari, entre otras.

Historiadores y arqueólogos mayistas como Morley, Ruz Lhuillier y Brainerd han considerado a la cultura maya como un caso singular, sin comparación con las civilizaciones del mundo antiguo, por el grado de cultura desarrollado, en un medio ambiente tropical selvático, poco propicio para que florezca una civilización.

Tan desbordante entusiasmo está basado en que los mayas fueron matemáticos grandiosos, poseían una escritura pictográfica, sus conocimientos astronómicos tan exactos (año solar de 365 días), predecían los eclipses de sol, llegaron a calcular con gran exactitud el año de venus. Semejante proeza en materia de cálculo es única en la historia de la cultura mundial, por solo mencionar algunos ejemplos. Es desconcertante, cuando se conoce, que los mayas desconocieron la metalurgia, el arado y los animales domésticos. La cultura maya fue una de las mayores hazañas realizadas por el hombre en el continente americano, fue una brillante civilización que vivió más de mil años.

Los mayas ocuparon la región que se extiende por el sudeste de mesoamérica, unos 350 000 kilómetros cuadrados, actualmente ocupados en gran parte por la selva o llanuras semiáridas de los actuales estados mexicanos de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas, además de Belice, Guatemala y el occidente de Honduras.

El origen de los mayas se remonta al siglo X antes de nuestra era, coincidiendo con la formación de centros estables de población debido a los progresos notables de la agricultura y el inicio de la construcción de plataformas y de las primeras pirámides para los templos.

Sin embargo, fue en el siglo IV de nuestra era cuando esta civilización alcanzó un vigoroso esplendor en el norte y centro del Petén. Las ciudades más importantes fueron: Tikal, Uaxactum, Palenque, Piedras Negras, Copán y Bonampack, entre otras.

Todo ese esplendor se debió a la productividad de la tierra. La agricultura fue la actividad económica fundamental. El maíz constituía la base de la alimentación; pero también sembraban: frijoles, tomates, yuca, calabazas, ají y otros muchos.

Los instrumentos y técnicas de cultivo eran rudimentarios. ¿Cómo entonces era posible obtener una buena productividad de la tierra y alimentar a una población en aumento? El trabajo en colectivo para poder enfrentar el medio tan adverso y transformarlo, puede ser la explicación. La comuna campesina no se disolvió, se mantuvo cohesionada, como ocurrió en las civilizaciones del Oriente Antiguo.

La más generalizada de las técnicas de cultivo fue el sistema de rozas, que consistía en talar los árboles y malezas, quemar todo lo cortado y con las cenizas abonar el suelo. Esperaban el momento preciso para sembrar. La fertilidad de la tierra se agotaba rápidamente, por lo que esa operación se repetía muchas veces.

La tierra era propiedad de la comuna y se trabajaba colectivamente. Esta debía entregar al Estado una parte del excedente y enviar hombres para laborar en la construcción de obras públicas: templos, palacios, caminos, y otras. Sin dudas, la comuna era el sostén del Estado, quien la explotaba exigiendo el pago de tributos. Entre los mayas el comercio alcanzó una gran importancia. Se desarrollaba a corta y a larga distancia; grandes canoas transportaban las mercancías en las zonas costeras, las carreteras se ampliaron, caravanas de esclavos llevaban sobre sus espaldas los artículos hasta lugares tan apartados como los actuales territorios de Nicaragua y Panamá hacia el sur, y por el norte llegaron hasta el altiplano mexicano.

No conocieron la moneda, las transacciones se hacían a través del trueque. Los mayas fueron expertos artesanos, labraron el oro y las duras piedras de jade, confeccionaron hermosos tejidos de algodón y otros ornamentos con plumas del quetzal y otras aves. En el siglo IX de nuestra era el esplendor de las ciudades mayas del Petén se apaga, son abandonadas por sus pobladores. ¿Qué ocurrió? ¿Cómo explicar ese colapso? Son numerosas las hipótesis: desastres naturales

– terremotos, cambios climáticos

_ epidemias ( paludismo, fiebre amarilla)

_guerras civiles y la improductividad de la tierra, que no podía alimentar a la numerosa población.

En la península de Yucatán se produjo una fusión entre los mayas que fueron penetrando en sucesivas oleadas y un pueblo de origen mexicano, los toltecas, dando lugar al renacimiento de la cultura maya, ahora con una fuerte influencia mexicana. Es conocida esta etapa como la maya – tolteca, comprendida entre los siglos X al XIV de nuestra era, las ciudades más importantes fueron: Chichén Itzá, Uxmal y Mayapán.

Los mayas no lograron un Estado centralizado, estamos en presencia de centros urbanos independientes organizados teocráticamente que explotaban a la comuna campesina la cual sostenía a los funcionarios de cada ciudad estado. Al frente de cada ciudad se encontraba un soberano, el hombre verdadero – el halach uinic -, que era la mayor autoridad ejecutiva y eclesiástica. Era asesorado por un consejo de estado, integrado por jefes principales. Un funcionario importante era el jefe militar o nacom. Los sacerdotes desempeñaron un papel muy importante en esa sociedad, gozaban de prestigio, se le consultaba sobre todos los asuntos importantes del Estado, determinaban las fechas de las diferentes faenas agrícolas y fiestas religiosas, predecían acontecimientos futuros, curaban enfermos, hacían cumplir la justicia, escribían los códices y realizaban las observaciones astronómicas.

Los macehuales (campesinos ) la gran masa de la población, trabajaban para el sostén de su familia y de los nobles y sacerdotes, organizados en comunas, trabajaban en la construcción de obras públicas. Existían esclavos, pero no desempeñaban un papel significativo en la vida económica de la sociedad maya. Los mayas se incluyen dentro de la formación económico-social asiática o simplemente, tributaria.

LOS AZTECAS.-

La historia del pueblo azteca representa la última y más elevada etapa del desarrollo cultural de los numerosos pueblos que se asentaron en el altiplano mexicano. Por lo tanto fue el resultado de una larga herencia posiblemente enriquecida por ellos; baste recordar los nombres de: olmecas, teotihuacanos, toltecas, zapotecas, mixtecas, totonacas y huaxtecas, entre otros.

Unas balsas cubiertas de una capa de tierra, las cuales se fijaban al fondo del lago por medio de estacas. Eran sus jardines flotantes o sementeras. De esa manera tan ingeniosa, los aztecas, resolvieron la escasez de tierra y agrandaron el territorio insuficiente de la isla.

El origen de los aztecas y el lugar preciso de su ciudad, así como la fecha en que iniciaron la peregrinación son dudosos, y están envueltos en leyendas de carácter religioso. Los mexicas provenientes del norte penetraron en el valle de México en el siglo XIII y se asentaron en la orilla oeste del lago Texcoco. Allí fueron hostilizados y obligados a pagar impuestos por los habitantes de ese territorio, de origen tolteca. Un siglo estuvieron en esa región, hasta que, conducidos por su guía Tenoch, decidieron buscar refugio en la mayor y más inhóspita de las islas del lago. En esa isla tuvo su nacimiento el gran mito erigido en símbolo de la nación mexicana: los peregrinos vieron el águila sobre la serpiente en un nopal. Fue la revelación de Tláloc: Esa escena está recogida en el escudo de la nación mexicana. Así se fundó en 1325 Tenochtitlán. Con el tiempo alcanzaría un extraordinario desarrollo, sobresaliendo por la construcción de calzadas, acueductos, canales, templos, centros administrativos, escuelas. Su trazado, orden y limpieza dejó perplejos a los españoles.

¿Cómo fue posible ese desarrollo, si la isla en la que se asentaron definitivamente, era inhóspita?

Lo primero que hicieron fue dar solución a la escasez de tierra para el sostenimiento de su población, y además pagarle tributo a los toltecas. Esta situación los obligó a inventar una forma de cultivo, las chinampas. ¿En qué consistían? Eran como unas balsas cubiertas de una capa de tierra, las cuales se fijaban al fondo del lago por medio de estacas. Eran sus jardines flotantes o sementeras. De esa manera tan ingeniosa, los aztecas, resolvieron la escasez de tierra y agrandaron el territorio insuficiente de la isla. En las chinampas se cultivaba fundamentalmente maíz, su principal alimento, pero al igual que los mayas, sembraban tomate, ají, calabaza, aguacate y otros cultivos como: cacao, algodón y tabaco, por lo que puede inferirse que la principal actividad económica de los aztecas era la agricultura. Los instrumentos de trabajo eran rudimentarios: la coa o estaca para perforar la tierra, el metate para convertir los granos de maíz en harina, cuchillos de piedra para cortar, entre otros.

Como el agua del lago era salada tuvieron que traerla de tierra firme, por lo que construyeron un acueducto en Chapultepec y a través de canales llevar el agua potable a la isla. El comercio desempeñó un papel importante en la economía azteca, lo desarrollaron como los mayas, a corta y a larga distancia. El mercado fue una institución, sobresaliendo el de Tlatelolco. El trueque era el único medio de cambio, la moneda no existía, aunque se empleaba, el grano de cacao o el jade, para efectuar el ajuste de las operaciones comerciales. Los comerciantes (pochtecas) constituyeron un sector privilegiado en la sociedad, incluso habitaban en barrios separados de la ciudad. Como recorrían grandes distancias sirvieron de espías, ya que informaban al soberano la manera de conquistar los pueblos del altiplano, y le avisaron a Monctezuma de la llegada de los hombres blancos. También alcanzó esplendor la artesanía. Existían trabajadores especializados de tiempo completo, dedicados a la construcción de los centros ceremoniales: canteros, albañiles, escultores, pintores y orfebres.

La sociedad azteca presentó una marcada estratificación social. Existían dos clases sociales por nacimiento: los pillis (la nobleza) hijos del señor y los macehuales (gente común) eran los campesinos, organizados en la comuna campesina (calpulli), que como en los mayas, no se disolvió para poder enfrentar el medio tan adverso y poder transformarlo. Las tierras de cultivo pertenecían al calpulli y eran distribuidas a los jefes de familias con carácter hereditario. La estructura comunitaria se bastaba a sí misma, pero estaba dominaba por un poder despótico que se encargaba de percibir tributos en especie, y en servicio personal en la construcción de caminos, de fortificaciones, de esclusas para la irrigación, entre otras.

Desde el punto de vista político, cada ciudad era independiente, presidida por el soberano (Gran Señor) alta autoridad civil, militar y sacerdotal. Junto a él se encontraba el Gran Administrador – juez supremo – además para auxiliarse en sus funciones: se nombraban cuatro altos funcionarios, que eran como ministros que procedían de la familia reinante. Un importante intento de centralización política de los aztecas fue la fundación en 1427 de la Confederación, cuando Tenochtitlán alcanzó el predominio del valle.

Estuvo integrada por: Texcoco, Tlacopán y Tenochtitlán, esta última era la más influyente. El poder de la Confederación se extendió por todo el valle, oprimía y sometía a otros pueblos al pago de impuestos y tributos. Es así que los territorios conquistados conservaban absolutamente su autonomía política y social. El Estado azteca dependió en primer lugar de la explotación a que sometió a la comuna campesina y de los tributos que exigió a los pueblos conquistados. La formación económico – social puede identificarse como en los mayas, asiática o tributaria.

LOS INCAS.-

Los incas fueron los pobladores de la región andina que fundaron una sociedad altamente desarrollada, basada en la agricultura, lograron establecer un Estado centralizado y dominaron un vasto territorio, con lo cual crearon un imperio, el único de la América Antigua.

El medio geográfico

El área andina es una región de grandes contrastes; desde el nivel del mar hasta las más altas regiones habitables; desde desiertos totalmente áridos hasta las selvas tropicales más lujuriantes; desde regiones invariablemente calurosas hasta zonas en las que el hielo y la nieve son eternos. La gran cordillera andina es el corazón del Perú. El país se divide en tres regiones climáticas completamente diferentes:

La costa: baja y árida, excepto en los valles de los ríos que traen aguas de las montañas.

Las tierras altas: frescas y frías, son 6 cuencas principales, los valles de 2400 a 3400 m. de altura, fértiles. ejemplo la cuenca del Cuzco.

La selva: vegetación llena de arbustos inservibles y valles insanos.

¿En cuál de las tres regiones se asentaron los incas?

Sin dudas, habrás seleccionado, las tierras altas o la sierra. Ante un medio tan adverso, la comuna campesina o ayllú se mantuvo cohesionada, para enfrentarlo y transformarlo con los toscos utensilios de trabajo y el desconocimiento de la rueda. Su triunfo será un ejemplo formidable de la poderosa voluntad humana en su lucha por dominar la naturaleza. La agricultura constituyó la actividad económica principal de los incas, lo cual tuvo una gran significación, si tenemos en cuenta lo abrupto de su territorio y el crecimiento ascendente de su población. ¿Cómo lo lograron? Ejecutando grandes obras de irrigación y sobre todo resolviendo la escasez de terreno mediante la construcción de terrazas o andenes que iban serpenteando las laderas de las montañas.

Estas terrazas eran regadas gracias a un complejo sistema de canales, y además empleaban abonos orgánicos, todo lo cual les permitían obtener buenas cosechas. Aplicaron métodos de barbecho, es decir, dejar descansar la tierra por uno o dos años. Su principal cultivo y base de la alimentación, como en los pueblos mesoamericanos, fue el maíz, pero también cosecharon: tomates, algodón, coca y papa, la cual junto al maíz no solo era el alimento fundamental, sino uno de los aportes de los pueblos americanos al resto de la humanidad. Entre los incas no existió el comercio a distancia, solo existía un comercio local, entre agricultores.

Esto se debió a que los productos que podían servir para el comercio: lana, algodón, metales preciosos, fueron monopolizados por el Estado. Todas las regiones productoras de mercancías estaban sujetas a un estricto control del Estado inca. También se encontraban bajo el control del Estado, la actividad artesanal y la caza. Los incas estaban divididos en clases sociales; de un lado los campesinos, organizados en comunas llamadas ayllú, que estaban obligados a trabajar para mantenerse a sí mismos y a la nobleza incaica, esta estaba constituida por el Inca o jefe máximo, sus parientes y protegidos, los sacerdotes, y los funcionarios del Estado. Los incas dividían la tierra en tres partes: las tierras del ayllú, las tierras del inca y las tierras del sol. Las tierras pertenecientes al ayllú, eran distribuidas a los jefes de familias, el tamaño de la parcela - tupu – dependía del número de miembros y sexo de la familia. Las tierras del inca eran para el sostenimiento del Estado (el Inca, su familia y el séquito ), del ejército, como reserva en caso de emergencia, para sostener a los trabajadores del Inca (ceramistas, orfebres, etc.); eran trabajadas obligatoriamente por los miembros del ayllú.

Las tierras del sol eran para el sostenimiento del sacerdocio, como ofrenda y sacrificios. El trabajo tuvo un carácter obligatorio: el ayni, que consistía en que cada familia realizaba el trabajo en su tupu, la minca, que era el trabajo en las tierras del inca y del sol, y la mita, la prestación de servicio por un tiempo, casi siempre durante tres meses, en la realización de obras públicas, en las minas, en el servicio militar, como chasquis, entre otros.

Algo de historia

El imperio Inca: Según las tradiciones, el primer Inca, Manco Capac, fundó la ciudad del Cuzco, es considerado un personaje mitológico. Sin embargo, la historia inca comienza realmente con el emperador Pachacutec, el noveno en la sucesión, quien reinó entre 1438 y 1471, es el período más conocido de los incas, el de mayor esplendor.

La expansión inca combinó el uso de la violencia con otros métodos para con los pueblos conquistados. Después de conquistado un territorio según el comportamiento del pueblo sometido, se adoptaban diversas formas de control. Una de estas consistía en trasladar a toda la población a otro lugar distante y mezclarla con un pueblo ya sometido. Otros métodos fueron: el de tomar como rehén a miembros del grupo gobernante del pueblo conquistado, o colocar como gobernador del territorio a un hijo o pariente próximo del Inca; además obligaban a la población conquistada a hablar el quechua, lengua de los incas, y a adorar a sus dioses, en primer lugar al Inca, quien era considerado hijo del sol. Estos métodos llevaron a que el imperio creciese, hasta alcanzar más de 900 000 kilómetros cuadrados.

La administración del Estado incaico estaba estrictamente centralizada. Al frente se hallaba el Inca o Sapa Inca. El Inca era un soberano absoluto, se tenía como descendiente directo del Sol. Los súbditos lo adoraban como tal, nadie podía acercársele sino descalzo y en actitud de sumisión, ni siquiera mirarle directamente a la cara. El imperio recibió el nombre de Tahuantinsuyu, dividido en cuatro partes y en cada una de ellas, había un funcionario que respondía directamente al Inca.

Fundamental

Los incas construyeron un poderoso Estado: centralizado, teocrático y despótico, que explotaba a la comuna campesina, exigiendo el pago de tributos en especie y en trabajo. Es por tanto, una sociedad tributaria.

AnteriorAnteriorSiguienteSiguiente
InicioInicioImprimirImprimirRealizado con Scenari (nueva ventana)