Autoras: M Sc. Regla Mercedes Galán González

M Sc. Ana María Pérez Cordero

Ideas esenciales:

El 10 de marzo de 1952 como consecuencia del Golpe de Estado del ambicioso Fulgencio Batista Zaldívar, se produjo la llegada al poder de una nueva tiranía. A este hecho nuestro pueblo se enfrentó valientemente. A pocas horas del cuartelazo, Fidel denunció el carácter y los objetivos de los golpistas y llamó a los cubanos al combate contra la dictadura. Se gestaba entonces la preparación y el comienzo de una nueva etapa de lucha.Recordemos que en enero de 1953, cuando se cumplían cien años del natalicio de José Martí, los jóvenes ortodoxos, con Fidel al frente, encabezaron una manifestación para salvar la memoria del Apóstol. Para los jóvenes revolucionarios, el año del Centenario del natalicio de Martí no era un año más en el calendario de Cuba, significaba un compromiso histórico. La noche del 27 de enero de 1953, partió de la Universidad de La Habana a las 11:30pm una importante manifestación de estudiantes, obreros, empleados y pueblo en general, portando antorchas encendidas para dirigirse hasta la Fragua Martiana. Al frente de casi mil jóvenes iba Fidel Castro Ruz.

¿QUÉ ACCIONES SE DESARROLLARON PRECISAMENTE EN EL CENTENARIO DEL APÓSTOL?

Aquellos jóvenes encabezados por Fidel y que estaban decididos a lograr la libertad de la Patria por medio de la lucha armada, recibieron el nombre de Generación del Centenario.
¿POR QUÉ SE LES LLAMÓ ASÍ?
Si nos remitimos al diccionario encontramos que la palabra centenario tiene las siguientes acepciones:CENTENARIOPerteneciente o relativo a la centena. Tiempo de 100 años. Día en que se cumplen una o más centenas de años del nacimiento o muerte de alguna persona ilustre, o de algún suceso famoso.A partir de esos significados se comprende entonces que aquellos valientes jóvenes recibieron el nombre de Generación del Centenario porque a cien años del natalicio de nuestro Héroe Nacional José Martí, ellos decidieron salvar la memoria del Apóstol y revivir sus enseñanzas patrióticas y antimperialistas. Estaban convencidos de que la lucha armada era la única vía para lograr sus propósitos.Sin lugar a dudas, Fidel se había convertido en el líder indiscutible de aquella vanguardia revolucionaria que estaba decidida a luchar contra la opresión y el imperialismo. Sobre este hombre, el Comandante Ernesto Che Guevara expresó:
Fidel-che-2"Fidel es un hombre de tan enorme personalidad que, en cualquier movimiento donde participe, debe llevar la conducción...Tiene las características de gran conductor..."Con esas palabras el Che se refiere a las condiciones excepcionales de Fidel como líder, como dirigente revolucionario.
En el año 1953 comenzaron a reunirse alrededor del joven abogado Fidel Castro los jóvenes de la llamada Generación del Centenario. Su táctica o idea principal era la lucha armada, ¿sería este el motivo que hacía que estos jóvenes se unieran a Fidel?... Los jóvenes del Centenario, además de reconocer las excepcionales cualidades de Fidel como dirigente, compartían su idea de que solo la lucha armada era efectiva para derrocar a la tiranía batistiana.Para poder actuar contra el régimen de Batista era necesario, por supuesto, organizarse.
¿Cómo lo hicieron? Poco a poco, en la capital y otras provincias, se formaron las células revolucionarias compuestas por un jefe y varios compañeros.La coordinación y la disciplina demostrada por estos jóvenes siempre fueron magníficas. La mayor parte de esta generación era de hombres y mujeres humildes, dispuestos a dar hasta la vida por la causa revolucionaria. Ya por esa época el total de miembros del movimiento era aproximadamente de 1500 hombres. La organización tenía un carácter secreto y selectivo, pero había un problema. ¿Cuál era?... Para combatir contra la tiranía batistiana hacían falta armas. También necesitaban dinero para comprarlas, municiones y otros elementos necesarios para iniciar la lucha.
mascota-9
¿DE DÓNDE SE OBTUVO EL DINERO PARA ADQUIRIR LAS ARMAS SI LA MAYORÍA DE LOS MIEMBROS DE LA ORGANIZACIÓN ERA DE ORIGEN TAN HUMILDE?
La respuesta a esa interrogante la expuso el propio Fidel un tiempo más tarde, en su alegato La historia me absolverá: "(...) Nuestros medios se reunieron con ejemplos de sacrificios (...) como el del aquel joven, Elpidio sosa, que vendió su empleo y se presentó un día con 300 pesos para la causa (...)"Y ese es solo un ejemplo, hubo muchos que hasta donaron sus ahorros para la causa.
De esa forma se pudieron comprar unas 150 armas, fundamentalmente fusiles de reducido calibre y escopetas de caza. Ahora bien,
¿Cuál era la estructura del movimiento?
La Dirección Nacional estaba compuesta por un Comandante Civil y otro Militar. En ambos casos la máxima dirección recaía en Fidel y Abel Santamaría, otro de los jóvenes valiosos que integraron la Generación del Centenario.
Por aquellos tiempos Fidel decía: "Hace falta echar a andar un motor pequeño que ayude a arrancar el motor grande". El motor pequeño lo constituían las acciones del 26 de julio de 1953 en el Oriente cubano, y el motor grande, la movilización del pueblo revolucionario con las armas arrancadas a la tiranía para derrocar al gobierno de Batista y obtener la verdadera libertad. Este movimiento concibió la lucha armada y la lucha del pueblo estrechamente vinculadas.
Para llevar a cabo las acciones del 26 de julio de 1953 se escogieron dos cuarteles, ambos en la antigua provincia de Oriente: el Moncada, en Santiago de Cuba, y el Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo. Estas dos fortalezas fueron seleccionadas por las tradiciones combativas del pueblo oriental, su lejanía de la capital y por estar cerca de la Sierra Maestra, donde, en caso necesario, se podría pasar a la guerra de guerrillas. Bien justificada la selección ¿no les parece?Una vez concebido el plan, Renato Guitart, único santiaguero que conocía la acción, recibió la misión de hacer el croquis o plano del cuartel Moncada y buscar alojamiento en Santiago de Cuba para los jóvenes que participarían en las acciones.
En tanto a Ernesto Tizol se le encomendó alquilar la Granjita Siboney, pequeña finca de recreo a la salida de la ciudad de Santiago de Cuba. Este fue el lugar donde se escondieron uniformes, armas y automóviles. Además, por su cercanía a Santiago de Cuba, sería el punto de concentración de los combatientes para iniciar las acciones armadas. Esta vez ¡la cosa iba en serio!Para apoyar la acción del Moncada, se decidió tomar simultáneamente el cuartel Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo.
¿Qué otra acción importante se realizaría allí?... Esta acción comprendía la voladura de puentes sobre el río Cauto a fin de impedir o dificultar la llegada de refuerzos por tierra para las tropas batistianas en Santiago de Cuba.Elena Rodríguez del Rey, la mamá de Melba Hernández, la Heroína del Moncada, junto a otras valientes compañeras, confeccionaron los uniformes que usaron los asaltantes al Moncada en el año 1953.
La unidad y cooperación prevalecieron en todos los revolucionarios que estaban implicados en las acciones por venir. La fecha escogida para las mismas fue el 26 de julio, por ser domingo de carnaval, razón por lo que la presencia de jóvenes de otras provincias no se echaría a ver y no causaría sospechas. La selección de tan importante día se basaba en las mismas consideraciones que condujeron al señalamiento del 24 de febrero de 1895, para el inicio de la Guerra Necesaria contra la dominación española. ¡El día estaba cerca!Ahora también en época de carnaval, pero el 26 de julio de 1953, los nuevos seguidores del Apóstol continuaban la gesta emancipadora iniciada el 10 de octubre de 1868 por los cubanos. Ambas generaciones coincidían también en el patriotismo, la valentía y los justos ideales revolucionarios. Por supuesto, esto evidencia la veracidad de las palabras de nuestro líder Fidel Castro al conmemorarse el centenario del inicio de las guerras por la independencia.
Fidel-4Fidel-4
"(...) en Cuba solo ha habido una revolución, la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868 y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes."
En la madrugada del 26 de julio de 1953 los jóvenes revolucionarios, vestidos con uniformes del ejército de Batista, precisaban el plan de ataque y se organizaban en varios grupos: El primero con Fidel al frente, atacaría el Moncada. Los otros dos grupos mandados respectivamente por Abel y Raúl tratarían de tomar dos importantes edificios contiguos al cuartel: el Hospital Civil (donde se atenderían a los heridos) y el Palacio de Justicia, donde radicaba la Audiencia, desde cuya azotea apoyarían la acción principal. ¡Ya casi está todo preparado!, ¡el gran momento se acerca!
¿Qué sucedió cuando ya todos los combatientes estaban listos?...pues se le dio lectura al Manifiesto del Moncada, dirigido a toda la nación, y redactado por el joven poeta y maestro de profesión, Raúl Gómez García, bajo la orientación de Fidel. En dicho documento se daban a conocer al pueblo las razones por las que luchaban los revolucionarios y se caracterizaba el ataque al Moncada como la continuación de la lucha histórica por la plena independencia y la libertad de la Patria que se había iniciado en Demajagua en el siglo XIX.
Fue entonces que el joven revolucionario Raúl Gómez García, convertido en el poeta de la Generación del Centenario, leyó los versos de su poema titulado: ¡Ya estamos en combate!¡Ya estamos en combate!En nuestra sangre hierve el lado azarosode las generaciones que todo lo brindaron.En nuestros brazos se alzan los sueños glamorososque vibran en el alma superior del cubano.¡Ya estamos en combate! En nombre de la madre y los hijos de nuestra tierra heroica,en nombre del honor y el decoro que construyó su historia, por la estrofa magnífica del himno "que morir por la Patria es vivir".
Moncada-2¡Ya estamos en combate! ¡Adelante!
¡Adelante hasta el nido supremo de la gloria!,
para que nazca en esta nueva aurora,
la República digna y decorosa que fue el último anhelo de Chibás.
No importa que en la lucha caigan más héroes dignos,
será más culpa y fango para el fiero tirano.
Cuando se ama la Patria como un hermoso símbolo,
si no se tienen armas, se pelea con las manos.
¡Adelante cubanos! ¡Adelante!
Por nuestro honor de hombres
¡ya estamos en combate!
¡Cuánto patriotismo se desborda en esos versos!
Siguiendo con el recuento sobre los hechos de aquel día deben saber que después de escuchar el poema, todos los jóvenes reunidos en la Granjita Siboney, emocionados, comenzaron a cantar el Himno Nacional. Al terminar se alzó la voz de Fidel diciendo lo siguiente:
"Compañeros: ¡podrán vencer dentro de unas horas o ser vencidos, pero de todas maneras este movimiento triunfará! Si vencen mañana, se hará más pronto lo que aspiró Martí. Si ocurriera lo contrario, el gesto servirá de ejemplo al pueblo de Cuba (...) ¡Jóvenes del Centenario del Apóstol!, como en el 68 y en el 95, aquí en Oriente, damos el primer grito de ¡Libertad o Muerte!
Y tenía mucha razón el líder revolucionario. Aquel movimiento, inspirado en el ejemplo de nuestros próceres, triunfaría años más tarde. Aproximadamente a las 4 y 45 minutos de la madrugada, todos los jóvenes abordaron los autos y comenzaron la marcha hacia la historia. Cuando la caravana se encontraba llegando al cuartel eran las 5 y 15, hora prevista para el ataque.
En el libro de texto de la asignatura, aparecen relatados los hechos de aquella mañana; por eso seguramente ya tienen conocimiento de que el factor sorpresa en el ataque a la fortaleza había fracasado.
Los asaltantes se hallaban en total desventaja frente a un enemigo superior en armas y hombres y que se encontraba atrincherado dentro del cuartel. Fidel comprendió que continuar la lucha en esas condiciones, era un suicidio colectivo y dio la orden de retirada.
Al mismo tiempo, 28 revolucionarios con Antonio López (Ñico) como líder, asaltaban el cuartel Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, acción que también fracasó. La toma del cuartel de Bayamo sería la operación de apoyo a la acción militar de Santiago de Cuba con el propósito de cortar la principal vía de acceso de refuerzo a la tiranía o interceptar las comunicaciones telegráficas.
¿CUÁL SERÍA LA REACCIÓN DE LA TIRANÍA ANTE ESTOS HECHOS?
Inmediatamente, la dictadura escribió una de las páginas más sangrientas de la historia de Cuba. La brutalidad del tirano no se hizo esperar. En relación con los asaltantes del Moncada, Batista ordenó que se asesinara a 10 revolucionarios por cada soldado de la tiranía muerto en combate. Los combatientes capturados fueron torturados y asesinados. Solo 6 asaltantes de los dos cuarteles habían caído en los combates, pero las fuerzas represivas asesinaron a más de 45. Entre los jóvenes asesinados estaban José Luis Tassende y Abel Santamaría, segundo jefe del Movimiento revolucionario.En el histórico juicio por aquellos hechos, Fidel denunció los crímenes cometidos: "No se mató durante un minuto, una hora o un día entero, sino que en una semana completa (...) no cesaron un instante como instrumento de exterminio manejado por artesanos perfectos del crimen." Evidentemente, Fidel se refiere a la manera en que fueron masacrados aquellos valerosos jóvenes. Una vez más, víctima de la brutalidad, la crueldad y la represión del gobierno, la sangre de nuestros mejores hijos abonaba el suelo de la Patria.
¿QUÉ SUCEDIÓ CON EL RESTO DE LOS JÓVENES QUE LOGRARON RETIRARSE DEL MONCADA?Fidel tomó rumbo a las montañas con un grupo de hombres extenuados, carentes de armas, algunos de ellos heridos, hasta que el 2 de agosto de ese año 1953 son hechos prisioneros.A pesar de que las acciones del 26 de julio de 1953 terminaron con un duro revés, estas sirvieron de ejemplo e iniciaron una nueva etapa en las luchas revolucionarias y destacaron a Fidel como líder indiscutible de nuestro pueblo.El 26 de julio de 1953 sintetizó lo mejor de nuestras tradiciones revolucionarias. En el Moncada resurgió Céspedes y renació Martí. El asalto al Moncada fue un grito, un llamado a la conciencia de todos los cubanos.La causa judicial por los hechos ocurridos el 26 de julio de 1953 fue asentada en Santiago de Cuba con el número 37. Fueron procesadas casi 200 personas, entre ellas, revolucionaros que no habían participado en las acciones y hasta ciudadanos capturados al azar por los soldados.
Aproximadamente 30 eran en realidad los asaltantes de los dos cuarteles.El lunes 21 de septiembre de 1953 se inició el juicio más importante y trascendental de nuestra historia republicana, el realizado a los sobrevivientes del asalto Aquella mañana, la ciudad de Santiago de Cuba presenció un gran despliegue de fuerzas represivas que rodearon el edificio del Palacio de Justicia.
En el interior del mismo había más de 200 soldados con armas largas, ¡tremendo espectáculo!En aquel juicio celebrado a los jóvenes que participaron en las acciones del 26 de julio, fue precisamente Fidel, quien de acusado, se convirtió en acusador, pues como abogado asumió su propia defensa con su alegato conocido como La historia me absolverá.
Este documento fue un alegato de firmeza pues mediante él Fidel denunció el carácter sangriento y entreguista del régimen batistiano. Además expuso ante los sorprendidos soldados que custodiaban la pequeña sala donde lo juzgaron, las ideas que los habían movido a él y a sus compañeros a realizar las acciones del 26 de julio de 1953. También dio a conocer el programa de lucha que a partir de entonces presidiría el proceso revolucionario.El 16 de octubre de 1953, en la Sala de enfermeras del hospital Saturnino Lora en Santiago de Cuba, fue juzgado Fidel. El fiscal inició el interrogatorio y le preguntó al líder revolucionario si había participado en los asaltos de forma física o intelectual. Y Fidel le dijo:
____ ¡Sí, participé!
___ ¿Y esos jóvenes?- preguntó el fiscal.___
Esos jóvenes como yo, aman la libertad de la Patria.
Ellos no han cometido ningún delito, a no ser que se estime que es delito querer para nuestra Patria lo mejor.Gran emotividad tuvo ese instante en el que Fidel realizó su defensa.
En varios momentos del juicio este destacado líder revolucionario hizo referencia a José Martí:
"Nadie debe preocuparse de que lo acusen de ser autor intelectual de la Revolución, porque el único autor intelectual del asalto al Moncada es José Martí, el Apóstol de nuestra independencia".
Martianos fueron los sentimientos e ideales de la Generación del Centenario. Fidel y sus compañeros se habían inspirado en las ideas de Martí. De Martí aprendieron a ser patriotas, a amar la libertad, la dignidad y luchar contra el imperialismo.
Durante el juicio, Fidel, al referirse a los jóvenes asesinados expresó:
"Mis compañeros, además, no están ni olvidados ni muertos; viven hoy más que nunca y sus matadores han de ver aterrorizados cómo surge de sus cadáveres el espectro victorioso de sus ideas".
doc-Hist-AbsLa autodefensa del Jefe de la Revolución conocida como La historia me absolverá, se convirtió en el programa político del nuevo movimiento revolucionario, en una verdadera arma de ideas. En La historia me absolverá Fidel planteó los males o principales problemas que agobiaban al país, así como las vías, o sea, las leyes revolucionarias que se adoptarían una vez logrado el triunfo, para darles solución.
El problema de:
• la tierra
• la industrialización
• la vivienda
• la salud
• la educación
• el desempleo
Estos eran profundos males económicos y sociales, aunque además estaban los políticos, que él también denunció, como el gobierno tiránico de Batista y su sometimiento al imperialismo, la corrupción político administrativa, la represión contra los trabajadores, estudiantes y pueblo en general y el aplastamiento de los derechos civiles y democráticos.
Fidel añadió, entre otros aspectos, que un gobierno revolucionario crearía industrias, les daría la tierra a los campesinos y garantizaría la educación para todo el pueblo. Recordemos ahora las últimas palabras con las que concluyó su autodefensa.(...)En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura como no la ha sido nunca para nadie (...) pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos.
¡Condenadme, no importa, la historia me absolverá!
prisin-2
"El líder revolucionario fue condenado a 15 años de prisión en el mal llamado Presidio Modelo en la entonces Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud.
mujesres-Cent-2También guardaron prisión durante 7 meses Melba Hernández y Haydeé Santamaría en la cárcel para mujeres
de Guanajay, en La Habana.
Ellas son ejemplos de la presencia enérgica de la mujer en la nueva etapa de lucha.
Aquel día Fidel fue juzgado, pero, posteriormente se cumplió lo que él dijo, resultó absuelto de toda culpa por la historia.
La calidad martiana en Fidel y demás moncadistas se encuentra en las raíces del movimiento desde sus inicios.
El programa del Moncada fue martiano, popular y antimperialista.
Las ideas que defendió la Generación del Centenario fueron genuinamente revolucionarias.
"La historia y los hechos, la realidad y la vida, se encargaron de demostrar que aquel era el camino". "Y es ese el camino que todavía nuestro pueblo transita para poder consolidar la obra de la Revolución".
Regresar

Comentarios


Deja un comentario