simonrodriguezSimón Rodríguez: Preceptor del Libertador de América
Autor: Prof. Aux. Roberto Rafael Hernández Oscaris.
¡Oh mi maestro!, ¡Oh mi amigo!, ¡Oh mi Robinson!, escribe Bolívar en su conocida Carta de Pativilca. ¿Quién era este maestro y amigo a quien el Libertador se dirigía? Nada menos que don Simón Narciso Rodríguez (1771-1854, un maestro excepcional, que nació en Caracas, y dedicó su vida a teorizar y ejercitar la docencia más progresista de su tiempo.
En Hispanoamérica, y por supuesto en Venezuela, se enseñoreaba la educación escolástica, teísta, dogmática, memorística, intelectualista, e irrespetuosa con la personalidad de los seres humanos, y en particular la de los niños.
Simultáneamente, en los inicios del siglo XIX, legado por los renacentistas, comenzaba un vuelco en las ideas educacionales con el fin de pasar a la enseñanza científica. Simón Rodríguez, propugnó un conjunto de pilares teóricos, a aplicar en el campo educativo, emanados de las nuevas doctrinas liberales:
? Basamentos humanistas y científicos.
? Métodos activos y participativos.
? Respeto a la dignidad de los estudiantes.
? Estudio de la lengua materna, de la vehicular y de las modernas.
? Formación de maestros nacionales.
RecordatorioRecordatorio

La alborada liberal hispanoamericana, exigía a los gobernantes y a la clase dominante emancipar la educación de las férreas manos de los representantes de la monarquía civil y de la dominación religiosa. Se necesitaba resolver las necesidades de fuerza de trabajo calificada para los nuevos programas de los capitalistas por lo cual urgía dar mayor acceso a un grupo de productores capaces de generar mayores ganancias. Era económica y socialmente necesario transformar el sistema de enseñanza. Para ello resultaba inevitable la aplicación de principios capaces de ser consecuentes con las aspiraciones de los representantes del poder. Diversos educadores, entre ellos don Simón, enarbolaron principios de Política Educacional y de Pilares Pedagógicos que sirvieron de sostén al andamiaje escolar para sentar las bases de las repúblicas nacientes.

¿Cuáles eran los principios fundamentales de Política Educacional defendidos y aplicados por Rodríguez y otros educadores?
? Educación democrática y popular.
?Responsabilidad estatal: enseñanza pública y control de la privada.
? Obligatoriedad de la educación elemental.
? Gratuidad de la enseñanza primaria pública.
? Condición laica de la escuela pública: laicismo educacional.
? Enseñanza igual y conjunta para los dos sexos: coeducación.
? Libertad de enseñanza.
? Educación democrática y popular.La educación democrática y popular, enarbolada contra el elitismo reinante postulaba el derecho a la cultura, partiendo de que a la enseñanza debían acceder todos los ciudadanos del país, independientemente de las riquezas que poseyeran, del color de la piel, del sexo, de la mundivisión y religión profesada.
Los educadores progresistas de la época mantuvieron diferentes conceptos, en lo concerniente a quiénes abarcaría.
Don Simón sirvió de guía a los educadores de la decimonona centuria.
EjemploEjemplo

Por ejemplo, el Padre de la Educación uruguaya, José Pedro Varela (1845-1879), postuló su concepto del carácter democrático de la educación:
¨La Educación, el saber como la luz del sol, puede y debe alcanzar a todos sin que se empañe su fulgor, ni se aminore su intensidad¨. (sic) (5:17)
Este abarcador pensamiento educacional fue suscrito por la mayoría de los educadores del siglo XIX; desde el mexicano José María Luis de Mora (1791-1850), hasta el universal cubano José Julián Martí Pérez (1853-1895) quien en su segunda tesis sobre la educación popular afirmó:
¨Educación popular no quiere decir exclusivamente educación de la clase pobre; sino que todas las clases de la nación, que es lo mismo que el pueblo, sean bien educadas¨. (2:19-375)


¨El ideario democrático-educacional de don Simón se asienta en su apostolado por la escuela primaria la única capaz de beneficiar a las mayorías y en la cual se sostendría la educación para todo el pueblo.
Para concretar el derecho de todos a la educación propuso la apertura de escuelas en cada parroquia, aspiraba a que la escuela contara con los factores de la familia, de la comunidad y de la sociedad en general.
? Responsabilidad estatal: enseñanza pública y control de la privada.La estatalidad de la enseñanza, en las escuelas primarias, estaba enfilada contra la condición privada y religiosa estas instituciones escolares.
El carácter público de los servicios educacionales fue apoyado e implantado por Simón Bolívar, José María Luis de Mora, en México, y por el argentino Manuel Belgrano (1770-1820), entre muchos.
Este paso, con diversidad de matices e intensidades, ocasionó pérdida de terreno educacional para la Iglesia, la que enfrentó situaciones difíciles.
Rodríguez abogó por la obligación insoslayable del Estado de brindar educación y de supervisar el funcionamiento de la escuela privada.
? Obligatoriedad de la educación elemental.La obligatoriedad de la enseñanza, en las nuevas repúblicas americanas, se aplicó implantando medidas teóricas realmente progresistas.
simon bolivar1324134977En 1824 Bolívar, bajo la influencia de las ideas rodriguistas, decretó la obligación de asistir a la escuela en la Gran Colombia (Venezuela, Cundinamarca y Quito) a niños que tuvieran entre 4 y 14 años de edad.
Este principio se encaminó, a proteger el derecho de la sociedad a no perder los talentos existentes en las capas populares.
Antes de esta decisión bolivariana, en Prusia se implantó por primera vez en el mundo occidental, para niños de 6 a 12 años, además de esto solo se tienen noticias de otros dos países del viejo continente; por lo que se puede afirmar que la de Rodríguez-Bolívar fue una medida de vanguardia en el mundo de la enseñanza obligatoria.
? Gratuidad de la enseñanza primaria pública.La gratuidad de los servicios educacionales era un principio necesario para que la educación popular y obligatoria se pudiera cumplir sin trabas económicas capaces de impedir el acceso masivo a la escuela.
En el orden teórico-legal la medida era correcta pero en ningún lugar del subcontinente latinoamericano resolvió, totalmente, la incorporación de las mayorías.
Don Simón conocía las limitaciones económicas de los aborígenes, campesinos y artesanos pobres lo cual obligaba a algunos padres a sustraer a sus hijos de las escuelas para colaborar en el sustento del núcleo hogareño.
? Condición laica de la escuela pública: laicismo educacional.El principio del laicismo educacional perseguía que la enseñanza de los conceptos religiosos no se realizara en la escuela y el confinamiento de éstos al hogar o al templo, así como que los dogmas religiosos debían enseñarse por una persona que no fuera el maestro.
Además, el control de las escuelas por la Iglesia impediría al Estado liberal fiscalizar el aprendizaje y formación de las nuevas generaciones.
Podemos afirmar que el laicismo es un concepto absolutamente democrático y justo pues el financiamiento de las escuelas públicas se realiza con el dinero obtenido de los impuestos abonados por los ciudadanos de todas las creencias, por lo que resulta injusto imponer una religión en los centros docentes.
Rodríguez defendió que la enseñanza de los preceptos religiosos no fuera una responsabilidad de los maestros y menos efectuar la selección de éstos por su dominio de los dogmas eclesiásticos sino por el conocimiento de las materias que explicarían y el dominio de métodos adecuados.
? Enseñanza igual y conjunta para los dos sexos, coeducación.Era usual educar separando por sexo, por lo que se imponía reconocer los mismos derechos a ser educados en igualdad a varones y hembras, compartir las aulas y los maestros, porque lo contrario no se corresponde con la vida en sociedad, porque hombres y mujeres realizan iguales esfuerzos y aportes productivos, científicos, académicos.
? Libertad de enseñanza.Otro principio que coadyuvó al mejoramiento y la secularización de la enseñanza y facilitó el acceso a la educación de personas con éticas y conocimientos científicos y didácticos diversos fue el de la Libertad de enseñanza, defendido por don Simón N. Rodríguez.
El carácter eminentemente democrático; la escuela para las mayorías; la responsabilidad suprema del Estado ante la educación delpueblo; el derecho, la obligatoriedad, de ser educados todos los niños; la gratuidad de la enseñanza y la aplicación del laicismo en las escuelas públicas así como el inviolable derecho de las niñas a ser educadas con las mismas posibilidades que los niños y la libertad de enseñanza se han convertido en principios pendientes de generalizarse no sólo constitucionalmente sino en la práctica en los países del subcontinente.
Bibliografía Fundamental:
1- Hernández Oscaris, Roberto Rafael. Simón Rodríguez. Pensamiento Educativo. Cali, Colombia. Editorial FAID. 1998.
2- Martí Pérez, José Julián. Obras Completas, t-19. La Habana, Editora Nacional de Cuba. 1963-1969.
3- Pividal, Francisco. Simón Bolívar: La Vigencia de su Pensamiento. Colección Pensamiento de Nuestra América. La Habana, Editorial Casa de las Américas. 1982.
4- Rodríguez, Simón. Obras Completas. 2 Tomos. Caracas, Venezuela. Ediciones del Congreso de la República. 1988.
5- Varela, José Pedro. La Educación del Pueblo., Cuaderno Lea 3. Montevideo, Edit. Corporación Gráfica, (s.f.)
Regresar a Temas para profundizar

Comentarios


Deja un comentario